martes, junio 25

El Barça, una vuelta tras el plantón en el palco azulgrana por el caso Negreira

En septiembre, la directiva del Sevilla presenció el partido en una zona de la grada del estadio de Montjuïc junto al resto de aficionados.

Los directivos del Sevilla, fuera del palco de Montjuic

21/05/2024

Actualizado a las 22:53

Él Sevilla FC recibe el domingo a las 9:00 pm en el Sánchez Pizjuán hacia FC Barcelona en un duelo intrascendente a nivel de objetivos para ambos equipos y que servirá para cerrar LaLiga EA Sports 2023-2024. Queda muy lejos el enfrentamiento entre ambos de la primera vuelta, disputado el 29 de septiembre en Montjuic, en el que los blaugranas se impusieron por un escaso 1-0 gracias a un gol en propia puerta de Sergio Ramos en el minuto 76 de partido.

Pero aquel partido, más allá del resultado, no fue un Barcelona – Sevilla cualquiera. El duelo se produjo en un ambiente más que caldeado a nivel institucional tras un duro intercambio de comunicaciones entre ambos clubes, llegando incluso a romper relaciones. El Sevilla FC se había negado a asistir a los actos previos al partido y al palco de autoridades con Laporta y su dirección durante el partido ante las informaciones que habían trascendido sobre el caso Negreira.

El entonces máximo dirigente, José Castro (aún no se había producido el cambio en la presidencia del Sevilla), acompañado de José María del Nido Carrasco, Víctor Orta y otros miembros de la expedición sevillista, tuvo que presenciar el partido en una zona de las gradas. del estadio con el resto de aficionados. La imagen era peculiar. Una jornada después, los directivos de ambos clubes se volverán a reunir, esta vez en el Sánchez-Pizjuán.

El Barça respondió también con mucha contundencia al Sevilla FC: «El FC Barcelona quiere mostrar públicamente su rechazo a un ataque injustificado e inadecuado del Sevilla FC, un club que hoy se negó a sentarse a la mesa en la comida institucional entre directivas previa al partido. esta noche entre ambos equipos en el Estadi Olímpic Lluís Companys, donde sus representantes también rechazaron acudir al palco de honor.