lunes, mayo 20

Un lenguaje diferente para narrar el deporte

Desde hace cuatro años, Linda Christensen Forma parte de un grupo de expertos taquígrafos encargados de cubrir el Mutua Madrid Open 2024. Su capacidad para escribir con rapidez le ha llevado lejos, ya sea a Oriente Medio, Oceanía o distintos rincones de Europa. Sin embargo, España se ha ganado su corazón, especialmente la gastronomía española. En esta ocasión hablamos con ella sobre detalles curiosos de la taquigrafía, su opinión como aficionada al tenis y su visión sobre las nuevas posibilidades que presenta la inteligencia artificial para su profesión. Gracias a la precisión del taquígrafo estadounidense, empresas y periodistas de todo el mundo pueden acceder a ASAP Sports para consultar una base de datos con los testimonios de muchos tenistasque data de hace más de 10 años.

Linda Christensen en su lugar de trabajo en el Mutua Madrid Open 2024

Carlson

¿Podrías explicar qué es la taquigrafía?

La taquigrafía es una forma de escritura taquigráfica. Es un idioma diferente, en el que las palabras se escriben fonéticamente. Hace muchos años se hacía a mano, y la gente todavía hace su propia versión de taquigrafía, pero yo uso una máquina que tiene muy pocas teclas, pero la combinación de estas produce otros sonidos y letras. Nunca he contado las teclas en 40 años, así que creo que hay unas 20. En tu computadora portátil escribes una letra por pulsación de tecla, pero puedo formar sílabas, palabras, frases cortas e incluso oraciones completas en un solo movimiento. Y eso me permite escribir entre 250 y 300 palabras por minuto. Me dedico a la taquigrafía de ruedas de prensa de tenis desde hace casi 20 años. Entonces, como las mismas palabras aparecen con frecuencia, puedo escribirlas muy rápidamente. Por ejemplo, tengo ‘Roger Federer’ con solo presionar una tecla.

¿Cómo llegaste a este campo de la taquigrafía?

Al principio, iba a ir a la universidad para ser ingeniero. Un día me salté la clase para escuchar a los presentadores de otras escuelas, y cuando entré a la clase cada alumno tenía una máquina similar a la que tengo ahora en su escritorio. En el momento en que la toqué fue un enamoramiento. Me hablaron de la formación y de lo que hacían con las palabras, así que dejé de estudiar ingeniería y decidí intentarlo. Nunca miré atrás. Es una instrucción de dos a cuatro años. Como era joven tocaba el piano y me gustaba mucho, terminé la carrera a los dos años y, a los 20, me mudé a Seattle, estado de Washington, donde trabajé con abogados.

El año pasado nos dijo que Nadal era su jugador favorito. ¿Avanza? ¿Y cuál es su reacción ante la noticia de que esta es su última participación en este torneo?

Por supuesto. Sí, es un hombre muy dulce. Y sobre su probable retiro es muy triste, pero espero que siga en el tenis. Estoy seguro de que algún día ya no lo veremos en las canchas, lamentablemente, al igual que a Roger Federer.

Y después de Nadal, ¿quién es tu jugador favorito?

Tengo que pensarlo. Están apareciendo algunos estadounidenses muy buenos. Ben Shelton es muy bueno, muy inteligente. Coco Gaff también… Los taquígrafos preferimos a las personas por lo bien que hablan y lo fácil que es escribirles. A modo de broma, decimos que amamos a los australianos si no tenemos que escribir lo que dicen. Por ejemplo, Nick Kyrgios, por su acento, nos cuesta más transcribir: habla muy rápido, y los australianos usan coloquialismos, con dichos divertidos que te hacen decir: “¿Qué?”

¿Y los jugadores se detienen a hablar contigo o saludarte antes o después de las ruedas de prensa?

Cuando llegaba Federer siempre me decía: “Oye, ¿cómo estás?”. Casi siempre viene Nadal y me da dos besos… ¡Es muy bonito! Andy Murray también se dirigió a mí para saludarme… Pienso también en Simona Halep, Angie Kerber, Petra Kvitava… La mayoría son muy simpáticas. En el torneo de Doha del año pasado, Iga Swiatec envió a uno de los chicos de la organización WTA para decirme que la jugadora quería agradecerme por el trabajo que hizo. En ocasiones he compartido vehículo con ellos o nos hemos encontrado en el aeropuerto, saben que no voy a subir donde están o voy a publicar fotos de ellos. No me importa. No es mi papel. Soy imparcial (risas).

Recientemente, están surgiendo nuevas tecnologías de ingeniería de sonido para la transcripción. ¿Qué opinas de la inteligencia artificial? ¿Lo considera una herramienta potencial o una amenaza?

Odiaría pensar en las cosas como amenazas. ¿Estamos obsoletos? No lo creo. La estenografía existe desde hace unos 100 años. No hay nada como el oído humano para discernir sonidos y palabras. Depende de lo preciso que quieras ser, por supuesto. Puedo usar una aplicación de IA en mi teléfono mientras conduzco y enviar un mensaje de texto inteligente. La IA es fabulosa y sé que puede resultar muy útil. Esto es lo mismo que pasó en su momento con las calculadoras. Cuando saliste del armario, ¿te aceptaron en una clase de geometría o física? Estaban prohibidos, pero ahora son una herramienta esencial, por eso les dimos un lugar. Todo es posible. Las personas tienen una precisión del 98%, pero algunas personas que confían en la IA dicen que ese no es el caso, por lo que prefieren la precisión a la velocidad.