viernes, mayo 24

Tras desaparición de 3 turistas, encuentran cadáveres en Baja California

Un día de búsqueda de tres turistas desaparecidos cerca de una ciudad de surf cerca de la frontera entre Estados Unidos y México terminó trágicamente el viernes cuando las autoridades dijeron que encontraron tres cuerpos en un abrevadero.

Dos hermanos australianos, Callum y Jake Robinson, y su amigo Jack Carter Rhoad, ciudadano estadounidense, estaban de vacaciones surfeando y acampando a lo largo de la costa cerca de la ciudad mexicana de Ensenada cuando desaparecieron el sábado.

Debra Robinson, la madre de los hermanos, dijo en una publicación en las redes sociales el miércoles que reservaron un Airbnb en otro pueblo costero al norte de Ensenada pero nunca aparecieron.

“Extiendo mi mano a todos los que han visto a mis dos hijos. No nos han contactado”, suplicó a los más de 120.000 miembros de una página comunitaria de Facebook creada para personas interesadas en visitar la península de Baja California en México.

Añadió que Callum tenía diabetes tipo 1.

La fiscal general del estado, María Elena Andrade Ramírez, dijo en conferencia de prensa el jueves que los fiscales estaban investigando a tres personas vinculadas al caso, pero que había pasado un período crucial desde que los tres hombres desaparecieron.

“Desafortunadamente, fue recién en los últimos días que fueron reportados como desaparecidos”, dijo a los periodistas la señora Andrade Ramírez. “Eso significó que se desperdiciaron horas o tiempo importantes”.

En una entrevista, Andrade Ramírez dijo que después de un examen cuidadoso de un pozo de agua de 15 metros de profundidad en la playa La Bocana, cerca del pueblo de Santo Tomás, las autoridades mexicanas encontraron tres cadáveres de hombres el viernes por la mañana. Los restos ya descompuestos, añadió, “cumplen las características para suponer con un alto grado de probabilidad” que eran los hermanos Robinson y el señor Rhoad.

Los investigadores realizarán pruebas de ADN para confirmar los resultados.

Los fiscales también creen que las tres personas vinculadas con las muertes intentaron apoderarse del vehículo de las víctimas. Cuando se resistieron, dijo la señora Andrade Ramírez, un hombre sacó un arma, abrió fuego y luego intentó deshacerse de sus cuerpos. Esta persona fue arrestada.

“Este ataque parece haber ocurrido de manera imprevista y circunstancial”, añadió. “Prometemos que este crimen no quedará impune”.

En el mismo sitio también fueron encontrados los restos humanos de un cuarto cuerpo masculino, aún no identificado y ajeno a este caso.

En 2022, 192 ciudadanos estadounidenses murieron en México, según cifras del Departamento de Estado, pero la mayoría de esas muertes fueron accidentes o suicidios. Sólo 46 fueron declarados homicidios.

Las grandes olas de Baja California han atraído durante mucho tiempo a multitudes de surfistas y viajeros, muchos de los cuales han enfrentado un aumento de la criminalidad durante casi dos décadas.

Pero en los últimos años el estado ha sufrido niveles récord de violencia. Datos del gobierno muestran que Baja California ocupa actualmente el primer lugar en robo de vehículos y el segundo en homicidios, la mayoría de los cuales están vinculados al narcotráfico o al crimen organizado, dijo este año el secretario de Estado de Defensa de México, Luis Cresencio Sandoval.

Un funcionario cercano a la investigación, que no estaba autorizado a hablar públicamente, dijo que la camioneta blanca en la que viajaban los turistas desaparecidos fue encontrada carbonizada cerca de la playa La Bocana. También se están analizando otros bienes y pruebas, añadió el funcionario.

Los rápidos esfuerzos para localizar a los turistas son una rara excepción en un país donde casi 100.000 personas siguen desaparecidas, según el último recuento proporcionado por las autoridades mexicanas en marzo.

La mayoría de los casos siguen sin resolverse. Los familiares y los voluntarios se ven abandonados a su suerte para seguir las pistas, pero la presencia de los cárteles y la falta de apoyo de las autoridades hacen que la búsqueda sea peligrosa.

El reciente caso de Ensenada recuerda un episodio de 2015 en el que dos surfistas australianos, Adam Coleman y Dean Lucas, fueron asesinados mientras cruzaban Sinaloa, otro estado del norte de México. Las autoridades locales arrestaron a tres personas que dijeron que dispararon a los dos amigos después de que se resistieran a un robo. Sus cuerpos fueron encontrados dentro de su camioneta, rociados con gasolina y prendidos fuego.