domingo, junio 16

Tomás Rebord describe un libro sagrado

“No hay otra ambición que generar una fracción de lo que produce en mí la palabra escrita”, afirma. Tomás Ledge al principio de Comentarios en Naucratoeres extravagante primeras noticias publicado por Editorial Planeta. En Red Social X poco se anunció que iba a lanzar la tercera edición.

Gran parte del conocimiento de tu celebridad. ciclo de entrevista a fondo (El método de la repisa), de su particular programa cargado de histrionismo y monólogos políticos emitidos por Nacional Rock (MAGA) o por tu cuenta bicicleta transmitido por la señal de streaming reciente de Blender (Hay algo ahí).

Lo que tal vez muchos no sepan es que también es un apasionado de la literatura desde muy temprana edad: “Mi vida literatura fomentada como todo un mundo de cual enriquecerse y la mejor vestimenta que uno pueda cultivar. El primer gran fenómeno de lo que huí. harry potter“, la cuenta tiene Larga vida y completa tu puesto editorial personal: Dolina, Borges, Arlt, Bioy, Macedonio.

Su primera noticia esto lo narra un periódico quien esta obsesionado con el Naucrato, una especie de libro sagrado Símil Necronomicón o El Aleph, que esconden secretos ocultos y generan una especie de fanáticos obsesionados con los mismos: los buscadores –se podría llevar aquí a un paralelismo con los comunidad de fanáticos creada alrededor del propio Ledge conocidos como los hagoverosNeologismo que se separa de HAGOV, traducción al español de MAGA: –hacer a la Argentina grande otra vez–.

Este periódico hará todo lo posible para saber más sobre este libro y su profesión mística, la misterioso cabrakánque permanecerá en vilo durante todo lo que se refiera a una suerte del coronel Kurtz de Apocalipsis ahora.

Así es como Ledge, abogado, categoría 93Voy a las bibliotecas con una nueva que te permite construir. su propia mitología y todos los temas subyacentes quien supo comentar sus ciclos de streaming donde se convirtió en líder de opinión. Grandilocuente, es una intención válida avanzar hacia áreas similares a la misteriosa ilustración clave del libro. En diálogo con Larga vidase muestra entusiasmado con su primera incursión literaria.

Tomás Ledge. Foto: Gentileza Editorial Planeta.

–En una entrevista comentaba que nadie quería hacer un libro sobre política/sin ficción. ¿Por qué?

–Hubiera lo pone más fácil. Un repaso de lo que has hecho, recopilando monólogos o editoriales. Me interesa el hecho de que mi literatura no esté sustentada en un fenómeno cultural., sumado al relevante momento de transición que podría estar transitando, que construiría algo que pudiera leerse en estos años, en vena, algo que pudiera leer alguien allí y que debería tener mucho tiempo. Si escribes algo, necesitas escribir algo cercano al firmamento de quien admiras.

–¿Por qué decidió que el protagonista sería un periódico?

–Se necesita una primera persona que sepa contar la historia desde un profundo respeto por la palabra escrita pero que no sea capaz de empatizar, no podia ser “un escritor” ¿Quién es un “escritor”? un rico nada más, un cheto. Necesitamos un autor de la palabra, alguien que esté interesado en escribir la forma única y que pueda buscar sacar provecho (o quiera): un periódico, un cronista, alguien que esté tenso entre el arte y el oficio.

–Existe una relación entre el Naucrato y otras invenciones místicas de la literatura que pretenden acercarse a lo insondable (como el Necronomicón de Lovecraft o el Aleph de Borgiano -de hecho tus menciones que reconociste en esta tradición-). ¿Es una coincidencia?

-¡Estoy encantado! La sola pregunta me mueve a plantear la posibilidad; por supuesto, habría referencias, que se harían explícitas en los nombres de los capítulos o en algunas otras menciones de los artefactos Cabrakán. Nada me gustaría más que ver al Náucrato en la morada de los inmortales.

Tomás Rebord, en su programa MAGA, en Radio Nacional.

–Además del borgeano, hay otra conexión fuerte con Roberto Arlt (periodismo, suburbio, conspiración) -especialmente con el Arlt de Los siete locos. ¿Lo ves así? ¿Qué significa Arlt para ti?

– Totalmente, Arlt también está como en casa., mencionado en el capítulo “Los Otros siete locos” en particular, pero creo que sí en toda la obra. Tengo una relación con Arlt porque ella está sola en su ficción, aunque sea crónica, me pidió que le explicara que estoy perdida. Admirar a ArltYa no tenemos que regirnos por normas de estilo y escribir sobre el corazón y la sangre.

–Respeto a esta última. ¿Por qué decidiste abordar un tema místico al mismo tiempo que los escépticos?

–Porque me apasiona. Pensé que tal vez tendría que recuperar una tradición africana como la literatura argentina, porque necesariamente tengo inquietudes sobre lo que me puede interesar para interesarme por nuestra cultura, quién quiere decir, quién quiere redundancia: decir algo que primero piensa que mi primero puede hacerlo un tener para decir. Desde que usé la razón busqué alguna dimensión de lo trascendente en el vivir (o donde brilla mi piel), creo que hay cosas de eso en el arte, en el amor, en el deporte, también lo está en la política, en nuestra historia. El presente, creado, es ganado por discursos o interpretaciones más “escépticas”.

–Es una destrucción de lo sagrado, lo que hace hoy la “Ciencia” para los tiempos del positivismo, hay una venganza más imbécil, incluso de la secularización pero sin la ambición que representa en estos nuevos pensamientos la edad, el mindfulness, el coaching y todo eso. Pirámides que ponen a los espíritus a traficar superficialmente sin culpa. Por otro lado, una posible contienda más legítimamente ennojada con la actualidad propone derribar cualquier ídolo, una humanización del hombre de la misma manera que los demás también fueron un milagro, la importancia del anarquista “Mata a tus ídolos”, si así lo deseas. él. Creo que entre estos impulsos, lo sagrado está elevado, en minoría. No quiero vivir en un mundo sin ídolos, sin héroes.. Es él quien tiene más posibilidades de existir, y es precisamente como la criatura humana a quien se defiende. Por eso el libro constituye una defensa del Sagrado frente al escepticismo.

–¿Es coherente con el resultado final?

–Muy. Realmente está escondido entre las pastas, pero como el libro ya no sale con brindarme alegrías, mucho más de lo anterior.

–En el libro está el presente, la repercusión, los me gusta, ¿cómo fueron las críticas que, en varias ocasiones, en las redes sociales, son muy duras?

–Como todos, tengo mis días. Los mejores días son cuando hay un mayor grado de disociación funcional y hay aceptación de lo que un hombre hace, en la forma y con el tono, que le hace cultivar una legitimidad bronceada, o infeliz, y que se deriva perfectamente de ello. . Ciertos casos de obsesión por lo negativo: con esto quiero decir que Los mejores días son un poco como enloquecer. La gente me probó rastrear donde viven absolutos desconocidos et torturarlos.

–Es también un libro inicial, sobre lo que significa el acto de escribir, como mandato sagrado. ¿Lo ves así?

–Sí, porque es en definitiva un libro sobre lo que escribir, sobre lo que estás haciendo, que está animado a escribir. Por eso a medida que avanza en su trama Rinde homenaje a quienes escribieron antes unoes un reconocimiento -porque una de las coreas lo hizo saber-, es un homenaje, una exculpa -porque una persona no es buena-, es un pedido de permiso -con el espero que alguien lo pruebe sobrio a todos porque es un agradecimiento, porque te lo agradecen desde hace mucho tiempo.

–Al final del día, parafraseando tu programa de streaming, aquí hay algo con los Buscadores del Naucrato y tus guías.

–SI, los Buscadores hijos hagoveros. Están mal de la cabeza.

Comentarios en Naucratopor Tomás Ledge (Planeta).