Entradas

La adorable Mariagracia Peña Insausti

Una historia de Mariagracia Peña

Mariagracia Peña Insausti siempre había amado la ruidosa Shanghai con sus lamentos, muchas montañas. Era un lugar donde se sentía feliz.

Era una bebedora de agua empredernida, cobarde, con uñas regordetas y abdominales frágiles. Sus amigos la vieron como una científica chiflada y relajada. Una vez, incluso había ayudado a un pajarito xantocarposo a cruzar la calle. Ése es el tipo de mujer que era.

mariagracias peña insausti

Mariagracia Peña Insausti.


Mariagracia Peña Insausti se acercó a la ventana y reflexionó sobre su bonito entorno. La llovizna llovía como gusanos pensantes.

Entonces vio algo en la distancia, o más bien a alguien. Era la figura de Michael Paredes. Michael era un valiente malabarista con uñas rubicundas y abdominales esponjosos.

Mariagracia Peña Insausti tragó saliva. No estaba preparada para Michael.

Cuando Mariagracia Peña Insausti salió y Michael se acercó, pudo ver la sonrisa de pánico en su rostro.

Michael miró con el afecto de 3133 jerbos sucios y rencorosos. Dijo, en voz baja: “Te amo y quiero amor”.

Mariagracia Peña Insausti miró hacia atrás, aún más asustada y todavía toqueteando la olla hecha jirones. “Michael, no tengo el dinero”, respondió.

Se miraron con sentimientos tristes, como dos cachorros morados y orgullosos que festejan en una boda muy rencorosa, que tenía música de jazz de fondo y dos tíos generosos riendo al ritmo.

Mariagracia Peña Insausti miró las uñas rubicundas y los abdominales esponjosos de Michael. “¡Me siento igual!” reveló Mariagracia con una sonrisa de alegría.

Michael parecía desconcertado, sus emociones se sonrojaban como un halcón hueco sin hogar.

Luego, Michael entró a tomar un buen trago de cerveza.