viernes, mayo 24

SEVILLA: Los otros ‘derbies’ en el banquillo de Pellegrini y Quique

Hijo de un futbolista y militante del Sevilla en su juventud, Quique Flores abordó el derbi con reverencial respeto cuando le preguntaron al respecto tras el partido contra el Mallorca. Prácticamente esquivó la respuesta con un lacónico “Sé lo que significa, pero quiero que me lo expliques muy bien.». El técnico del Sevilla se expresó como si todavía se sintiera en tierra extraña, como un turista que llega a un lugar desconocido y necesita respuestas a muchas preguntas. Así habló alguien que acumula nada menos que 423 partidos en los banquillos en el fútbol de élite desde que inició su experiencia en Primera División en 2004 en Getafe.

Con una trayectoria tan larga, aún más en el caso de Manuel Pellegrini (780 reuniones dirigidas), huelga decir que el técnico madridista ha vivido ya numerosos partidos de la mayor rivalidad, sobre todo en Madrid y Valencia, fundamentalmente. Partidos con mucha pasión y alto voltaje emocional también. Pero ninguno con la singularidad, el significado, el prepartido y el largo postpartido de un Betis-Sevilla., del que se saborean las vísperas y, como sabes, se sufre o se disfruta la resaca. Quique sabe que el tópico en este caso responde a la realidad: se trata de una fiesta única, especial, inigualable, con denominación de origen. Y quien viva en Benito Villamarín este domingo será el primero de su vida.

La experiencia de su homólogo en los derbis sevillanos es ya más amplia, así como la experiencia de ambos en derbis de otras latitudes. Desde España e Inglaterra pasando por Portugal y Argentina. Llevan tantos años ininterrumpidos en los banquillos de Primera División, clásicos como son del fútbol español, que Han coincidido como rivales en el Valencia-Villarreal y también en el Real Madrid-Atlético de Madrid. Se conocen perfectamente. Son compañeros con muchas horas de vuelo en el banquillo. Como entrenador del Valencia, por ejemplo, Quique vivió siete duelos entre Liga y Copa ante el Villarreal. Todos ellos, con el Ingeniero en el banquillo de groguet. El balance no puede ser más equilibrado: tres victorias de cada equipo y un empate, con siete goles del Valencia y ocho del Villarreal. De las tres victorias valencianistas, dos llegaron en la ida y la vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey 2005-2006, que ganó el equipo de Quique.

En la liga, El Valencia sólo venció una vez al Villarreal de Pellegrini, que ganó tres duelos (dos de ellos en La Cerámica y uno en Mestalla), además de lograr un empate jugando en casa. El otro derbi que ambos técnicos han vivido como rivales ha sido el de Madrid. Dos episodios ligueros correspondientes a la temporada 2009-2010 con tres elementos comunes: hubo muchos goles (cinco en cada partido), Se registró el mismo marcador (3-2) y la victoria la consiguió Pellegrini en ambas ocasiones., encargado del banquillo blanco. En la primera vuelta, el Real Madrid ganaba 0-3, aunque en el segundo tiempo el conjunto colchonero ajustó el marcador con goles de Forlán y Agüero; y en el duelo de octavos, Reyes adelantó al Atlético en el Bernabéu (0-1), pero la Real se rebeló hasta poner el 3-1 antes de que Forlán recortara diferencias sin impedir que los tres puntos se quedaran en el Coliseum de Chamartín.

El equilibrio del ingeniero

Pellegrini entrenó a cuatro equipos en Chile y uno en Ecuador antes de dar el salto a Argentina, donde ya vivió clásicos en sus etapas como técnico del San Lorenzo y River Plate. Con el primero no pudo vencer a Huracán (dos empates y una derrota en tres partidos) y con el equipo millonario registró un triunfo, un empate y dos derrotas en cuatro partidos con boca Juniors. Su aventura en España empezó en Villarreal, que dirigió durante cinco temporadas. Un lustro en el que se enfrentó al Valencia en una decena de ocasiones con un balance favorable: seis victorias, dos empates, cuatro derrotas, 21 goles a favor y 14 en contra. Luego se fue al Real Madrid por una temporada., con los resultados ya mencionados ante el Atlético y dos clásicos con el Barcelona que perdió: 1-0 y 0-2. De la capital de España se trasladó a la Costa del Sol para entrenar al Málaga, con el que vivió enfrentamientos con tres equipos andaluces. Siete veces se enfrentó al Sevilla (dos victorias, dos empates y tres derrotas); cuatro ante el Betis (una victoria, un empate y dos derrotas); cuatro contra el Granada (dos victorias y dos derrotas) y uno (triunfo) contra el Almería.

Tras su fructífera etapa en el Málaga, Pellegrini fue el elegido para el banquillo del pujante Manchester City. Y el Ingeniero salió bien librado de sus duelos con el United, logrando tres victorias, un empate y dos derrotas, con diez goles a favor y seis en contra. Después de un período de tres años en China, regresó a Inglaterra. Esta vez a Londres, jamón del oeste, con quien se enfrentó tres veces al Arsenal (una victoria y dos derrotas); otros tres al Chelsea (victoria, empate, derrota); y otros tres al Tottenham (una victoria y dos derrotas).

El equipaje de Quique

Como entrenador, Quique ha estado en tres etapas en Getafe, con el que acumula 119 partidos. Como técnico azulón se enfrentó hasta en catorce ocasiones a Real Madrid, Atlético de Madrid y Rayo Vallecano. Sus duelos ante el conjunto blanco registraron un balance de dos victorias y cuatro derrotas; Nunca venció a los colchoneros: tres empates y dos derrotas en cinco partidos; y con los Rayistas siempre terminó empatado en tres partidos. Del Getafe pasó al Valencia, club en el que desarrolló gran parte de su carrera como jugador.. Y en Mestalla vivió los citados siete partidos con el Villarreal de Pellegrini, además de dos encuentros, con resultado de victoria y derrota, ante el otro equipo de la ciudad del Turia, el Levante. Su bienio en Valencia dio paso a una temporada en Portugal, en Benfica, cuya mayor rivalidad se dirime en el país vecino contra el otro equipo de la capital lisboeta, el Sporting de Portugal. Los dos duelos de este calibre que vivió Quique en el banquillo del Benfica acabaron con triunfo y derrota. Con el Porto empató los dos partidos.

El peor derbi que ha afrontado el madrileño en su carrera ha sido el Atlético de Madrid-Real Madrid. Dirigió al equipo rojiblanco en 102 partidos y durante dos temporadas en las que ganó la UEFA Europa League, pero ante el coloso de Chamartín siempre se les negó la victoria e incluso el empate: lleno de derrotas en seis partidos, con seis goles a favor y catorce en contra. Sí venció al Barcelona en una ocasión como entrenador del Espanyol. Fue en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey, en la temporada 2017-18, con gol de Melendo (1-0) cuando el partido ya había expirado. Un empate y cuatro derrotas (tres goles a favor y quince en contra) conforman El balance de Quique como técnico blanquiazul frente al Barça de Messi. Este domingo, en el Benito Villamarín, sumará un nuevo derbi a su importante currículum. Posiblemente el más visceral de todos. Ese que no permite comparación con nadie y que debió empaparse esta semana con un curso acelerado. En esto último, Pellegrini tiene ventaja.