domingo, junio 16

Se extrae del paciente un riñón de cerdo trasplantado

Los cirujanos extirparon un riñón de cerdo genéticamente modificado de un paciente críticamente enfermo la semana pasada después de que el órgano fuera dañado por un flujo sanguíneo insuficiente relacionado con una bomba cardíaca que la mujer también recibió, según funcionarios del Langone Transplant Institute de la Universidad de Nueva York.

La paciente, Lisa Pisano, de 54 años, aún hospitalizada, reanudó la diálisis renal después de que le extirparan el órgano del cerdo. Vivió con el órgano trasplantado durante 47 días, dijo el doctor Robert Montgomery, director del instituto. El riñón no mostró signos de rechazo de órganos.

“Lisa está en condición estable y su dispositivo de asistencia ventricular izquierda todavía funciona”, dijo el Dr. Montgomery, refiriéndose a la bomba cardíaca. “Esperamos que Lisa regrese pronto con su familia”.

“Lisa es una pionera y una heroína en el esfuerzo por crear una opción sostenible para las personas que esperan un trasplante de órgano”, añadió.

En abril, Pisano se convirtió en la segunda persona en recibir un trasplante de riñón de un cerdo genéticamente modificado. Su caso fue especialmente complicado: padecía insuficiencia cardíaca y renal y recibió el órgano apenas ocho días después de recibir una bomba cardíaca mecánica.

Pisano corría el riesgo de morir sin una bomba cardíaca, un dispositivo implantado en pacientes que necesitaban trasplantes de corazón. Pero hay una grave escasez de riñones humanos disponibles de donantes, y su condición cardíaca la hace no elegible para recibir uno.

Ella es la primera paciente con bomba cardíaca que se sabe que ha recibido un trasplante de órgano de cualquier tipo, dijeron funcionarios de NYU Langone Health. Los pacientes con insuficiencia renal generalmente no son elegibles para recibir una bomba cardíaca debido al alto riesgo de muerte.

El primer paciente que recibió un riñón de un cerdo genéticamente modificado fue Richard Slayman, de 62 años, quien se sometió al procedimiento en marzo en el Mass General Brigham de Boston.

Se sintió lo suficientemente bien como para regresar a casa desde el hospital dos semanas después de la operación, pero sufrió problemas médicos complejos y murió a los dos meses.

En los últimos años se han logrado grandes avances en el trasplante de órganos animales a humanos mediante innovaciones tecnológicas como la clonación y la edición genética.

Sin embargo, los procedimientos todavía son experimentales y hasta ahora sólo se ha permitido recibir órganos animales a pacientes tan enfermos que no son elegibles para recibir un órgano humano y pueden morir sin tratamiento.

Los dos trasplantes de riñón de cerdo de este año fueron aprobados bajo el programa de uso compasivo o acceso ampliado de la Administración de Alimentos y Medicamentos para pacientes con enfermedades potencialmente mortales.