martes, junio 25

Se estrella el helicóptero que transportaba al presidente iraní, informan los medios estatales

Un helicóptero que transportaba al presidente iraní, Ebrahim Raisi, y a su ministro de Asuntos Exteriores se estrelló el domingo en el noroeste montañoso del país, dijeron los medios estatales, intensificando los disturbios que se han apoderado del país en los frentes internacional e interno en los últimos meses.

Raisi, de 63 años, vino desde la frontera de Irán con Azerbaiyán para inaugurar un proyecto conjunto de represa. El helicóptero, que transportaba al Sr. Raisi y al ministro de Relaciones Exteriores, Hossein Amir Abdollahian, informaron los medios estatales, se estrelló cerca de la ciudad de Varzaghan alrededor de la 1 p.m. hora local, con mal tiempo y una espesa niebla.

Los equipos de búsqueda y rescate recorrieron una zona de altas montañas y densos bosques bajo lluvia y niebla durante más de 10 horas. En un momento, las autoridades detuvieron la búsqueda aérea debido a las condiciones climáticas y enviaron soldados a pie, comandos de élite de la Guardia Revolucionaria y 40 equipos de rescate para localizar el lugar del accidente.

Incluso hasta bien entrada la noche, los medios estatales aún no habían informado sobre las víctimas, ni sobre el estado del presidente ni de nadie más a bordo. También se desconocía la causa del accidente.

“No habrá perturbaciones en el funcionamiento del país”, dijo el líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, en un discurso en la televisión estatal. “Los altos funcionarios están haciendo su trabajo y les he asesorado sobre los puntos necesarios y todas las operaciones del país se desarrollarán sin problemas y en orden”.

Raisi, un conservador que aplastó violentamente la disidencia, es ampliamente visto como un posible sucesor del líder supremo. La incertidumbre sobre su destino llega en un momento particularmente tumultuoso para Irán.

Su larga guerra en la sombra con Israel salió a la luz después de que Hamas atacara a Israel el 7 de octubre, provocando la guerra en Gaza y una cascada de ataques y contraataques en la región.

Las hostilidades se volvieron aún más pronunciadas después de que Israel llevara a cabo ataques aéreos contra un edificio en el complejo de la embajada iraní en Siria en abril. Irán tomó represalias con su primer ataque directo contra Israel después de décadas de enemistad, lanzando más de 300 drones y misiles contra el país, muchos de los cuales fueron derribados.

A nivel interno, Irán también enfrenta una ira generalizada, y muchos residentes piden el fin del gobierno clerical. La corrupción y las sanciones han destruido la economía, alimentando frustraciones.

En los últimos dos años, el país ha sido testigo de un levantamiento interno, una caída de la moneda iraní a un mínimo histórico, una escasez de agua intensificada por el cambio climático y el ataque terrorista más mortífero desde la fundación de la República Islámica en 1979.

Si el presidente muere, el vicepresidente asume el poder y las elecciones deben celebrarse dentro de 50 días, dijo Ali Vaez, director iraní del International Crisis Group, una agencia independiente de prevención de conflictos.

Esto, dijo, plantearía “un desafío importante para un país que se encuentra en medio de una grave crisis de legitimidad interna y está en desacuerdo con Israel y Estados Unidos en la región”.

Raisi es un clérigo de línea dura que alcanzó la mayoría de edad durante la revolución islámica del país. En el sistema teocrático de Irán, Raisi, como presidente, es la segunda persona más poderosa en la estructura política de Irán después del Líder Supremo Jamenei.

Después de asumir la presidencia en 2021, Raisi consolidó el poder y marginó a los reformistas que querían calmar las tensiones con Occidente. En repetidas ocasiones ha dicho que está aplicando una política de “diplomacia fuerte”, estableciendo vínculos económicos y de seguridad más estrechos con Rusia y China.

Durante el mandato del Sr. Raisi, Irán continuó expandiendo su influencia regional, apoyando a representantes de Medio Oriente que llevaron a cabo ataques contra Israel y Estados Unidos, además de promover el poder nuclear del país.

Durante el mismo período, Raisi supervisó una amplia y letal represión contra los manifestantes nacionales, muchos de ellos mujeres y jóvenes, que habían salido a las calles contra los clérigos gobernantes del país. Grupos de derechos humanos dijeron que las fuerzas de seguridad del país habían matado a cientos de manifestantes.

Raisi es considerado uno de los favoritos para suceder a Jamenei como líder supremo. Uno de sus principales rivales para el papel es el hijo de Jamenei.

A pesar del colapso, algunos analistas dijeron que no esperaban un cambio importante en la agenda externa de Irán.

El líder supremo del país es responsable de establecer todas las políticas del país, dicen los analistas, mientras que el poder del presidente proviene de implementar esas decisiones.

“En cierto nivel, el resultado no presagia un cambio radical en la forma en que Irán formula y actúa según sus intereses en el exterior”, dijo Ali Vaez, director iraní del International Crisis Group.

“Es el líder supremo quien toma las decisiones estratégicas de política exterior, aunque se basa en las opiniones de otras partes interesadas clave, incluido el presidente”.

Abdollahian, el Ministro de Asuntos Exteriores, ha estado muy involucrado en la diplomacia regional con los países árabes. En los últimos meses, también se reunió en Qatar con líderes de grupos militantes respaldados por Irán, incluidos la Jihad Islámica Palestina y Hamas, el grupo que dirigió el ataque del 7 de octubre contra Israel.

También participó en conversaciones indirectas secretas con Estados Unidos en febrero y mayo en Omán para discutir cómo aliviar las tensiones y aliviar las sanciones por el programa nuclear de Irán.

Viviane Neréim informes aportados.