viernes, mayo 24

Rompiendo las nuevas reglas sobre “Forever Chemicals”

Times Insider explica quiénes somos y qué hacemos, y ofrece una mirada entre bastidores a cómo se hace nuestro periodismo.

Batería de cocina. Hilo dental. Champú.

Las sustancias perfluoroalquilo y polifluoroalquilo, conocidas como PFAS, se pueden encontrar en estos artículos y en cientos de otros productos domésticos. Apodados “productos químicos eternos” porque no se degradan por completo, los PFAS son resistentes al calor, el aceite, la grasa y el agua. (Uno de los primeros usos de las sustancias químicas PFAS fue como agente antiadherente en utensilios de cocina de teflón en la década de 1940). Pero la exposición a las PFAS se ha relacionado con cáncer, daño hepático y defectos de nacimiento, entre otros problemas de salud.

Peor aún, los químicos terminaron en nuestras duchas, lavabos y vasos: un estudio de 2023 detectó PFAS en casi la mitad del agua del grifo del país. Pero hay buenas noticias: por primera vez, la Agencia de Protección Ambiental está regulando las PFAS. Este mes, la EPA anunció que exigiría que los sistemas de agua municipales eliminen permanentemente seis productos químicos del agua del grifo.

Lisa Friedman, reportera climática del New York Times, escribió sobre las nuevas reglas. En una conversación reciente, Friedman analizó el agitado mes de noticias climáticas, qué podría retrasar la implementación regulatoria y cómo ha evolucionado su ritmo a lo largo de 15 años. Esta entrevista ha sido editada y condensada.

¿Qué importancia tiene este momento?

Esto es realmente importante. La EPA ha finalizado reglas que requerirán que ciertos químicos PFAS se reduzcan a niveles cercanos a cero en nuestra agua potable. Pero los productos químicos PFAS son difíciles de eliminar e implicará un proceso costoso. Esto será un verdadero dolor de cabeza para las empresas de agua.

La semana pasada, la administración del presidente Biden bloqueó una proyecto de carretera industrial en Alaska y anunció su intención de ampliar dos monumentos nacionales en california. ¿Existe alguna razón por la que se están produciendo tantos cambios en las políticas climáticas en Estados Unidos en este momento?

Las regulaciones sobre las PFAS en el agua del grifo se propusieron por primera vez el año pasado, pero existe una ley oscura llamada Ley de Revisión del Congreso, que le da al Congreso al menos 60 días legislativos para revertir las nuevas reglas emitidas por las agencias federales. Si los republicanos toman el control del Senado y Donald Trump gana la presidencia, las reglas podrían fácilmente revocarse.

Sin saber qué sucederá con las elecciones presidenciales, muchas agencias pueden intentar finalizar las reglas ahora, por precaución.

La EPA dijo que los sistemas públicos de agua tienen tres años para monitorear su agua en busca de PFAS y dos años adicionales para instalar nueva tecnología si los niveles de PFAS exceden los estándares. Dado este marco de tiempo, ¿podría una posible administración Trump revocar estas reglas?

Absolutamente. La advertencia es que relajar las reglas no ocurre de la noche a la mañana. Si se necesita tiempo para imponer una regulación, a menudo se necesita el mismo tiempo para derogarla. Sin embargo, una administración Trump podría tomar otras medidas para debilitar las regulaciones o frenar su progreso.

Muchos lectores tuvieron fuertes reacciones a la noticia. ¿Esto te sorprendió?

Fue sorprendente ver el nivel de comentarios detallados en mi artículo. Escribo principalmente sobre el cambio climático y hay personas muy apasionadas y reflexivas sobre el tema. Pero esta historia me tocó de cerca y se demostró en los comentarios. Hay mucho enojo contra las empresas y la gente se pregunta por qué este tipo de regulación no se ha implementado todavía.

¿Cuál es el mayor desafío en tu ritmo?

Creo que el mayor desafío es explicar temas complejos, ya sea un impuesto al carbono o las regulaciones de las centrales eléctricas. Descubrir cómo mostrarle a la gente por qué todo esto es importante es divertido, pero desafiante.

¿Cuál es su experiencia en periodismo?

He estado cubriendo el cambio climático durante unos 15 años. Antes de unirme al Times, fui editor de Climatewire, ahora parte de Politico. Allí escribí sobre las consecuencias del cambio climático para algunos de los países más pobres del mundo y cubrí las negociaciones climáticas de las Naciones Unidas desde Copenhague y París.

Llegué al tema del cambio climático por casualidad. Pensé que tal vez haría esto por un año. Quince años después sigo aprendiendo y descubriendo cosas nuevas.

¿Es el periodismo climático diferente hoy al de hace 15 años?

El panorama periodístico ha cambiado. Cuando comencé a cubrir el cambio climático, los medios tenían quizás uno o dos reporteros cubriendo el clima. Ha llevado un tiempo que las noticias sobre el clima obtengan la cobertura que merecen. Hoy en el Times tenemos un enorme equipo climático. El Washington Post y Associated Press tienen equipos climáticos. Las historias sobre el clima suelen aparecer en la portada del Times. Creo que hay una conciencia mucho mayor sobre las cuestiones climáticas y lo que hay que hacer.