viernes, mayo 24

Reseñas | Soy profesor en Columbia. Las protestas en mi campus no son justicia.

El jueves pasado, en el curso de humanidades musicales que imparto en la Universidad de Columbia, dos estudiantes estaban dando una presentación en clase sobre el compositor John Cage. Su tema más famoso es “4’33”, que nos pide que escuchemos en silencio el ruido circundante durante exactamente este período de tiempo.

Tuve que decirles a los estudiantes que no podíamos escuchar esta pieza esa tarde porque el ruido ambiental no eran pájaros o personas en el pasillo, sino los cánticos enojados de los manifestantes en el exterior del edificio. Últimamente este ruido ha sido casi continuo durante el día y la noche, incluido el vigoroso canto de “Del río al mar”. Dos estudiantes de mi clase son israelíes; Otros tres, que yo sepa, son judíos estadounidenses. No podía obligarlos a sentarse allí y escucharlo como si fuera música de fondo.

Pensé en lo que habría sucedido si los manifestantes corearan consignas anti-negras o incluso algo como “DEI debe morir”, con la misma melodía de “Sound Off” que se adaptó “Del río al mar”. Según los informes, duraron unos cinco minutos antes de que masas de estudiantes gritaran y los expulsaran del campus. Tales cánticos habrían sido condenados como una grave perturbación de los intercambios civilizados, anunciados como una amenaza de resegregación y descritos como una forma de violencia. Apostaría a que la mayoría de los estudiantes que protestaban contra la guerra en Gaza los verían de esa manera. ¿Por qué tanta gente piensa que, aun así, se permiten protestas universitarias de semanas de duración, no sólo contra la guerra en Gaza sino contra la existencia misma de Israel?

Si bien sé que muchos judíos no estarán de acuerdo conmigo, no creo que el odio hacia los judíos sea la razón de este sentimiento sino la oposición al sionismo y la guerra en Gaza. Conozco a algunos de los manifestantes, incluida una pareja que fue encarcelada la semana pasada, y me resulta muy difícil imaginar que sean antisemitas. Sí, existe una delgada línea entre cuestionar el derecho de Israel a existir y cuestionar el derecho del pueblo judío a existir. Y sí, parte de la retórica en medio de las protestas la supera.

Las conversaciones que he tenido con personas que se oponen vehementemente a la guerra en Gaza, los carteles y escritos en las redes sociales y en otros lugares, y los comentarios antiisraelíes y en general de extrema izquierda que he escuchado durante décadas en las universidades sitúan estas confrontaciones dentro de un contexto una batalla más amplia contra las estructuras de poder. –aquí en la forma de lo que llaman colonialismo y genocidio– y contra la blancura. La idea es que los estudiantes y profesores judíos deberían poder tolerar todo esto porque son blancos.

Entiendo esto hasta cierto punto. Las manifestaciones y eventos pro palestinos, que han sido numerosos aquí a lo largo de los años, no son inherentemente hostiles a los estudiantes, profesores y personal judíos. Los desacuerdos no siempre serán cuestión de jugo y galletas. Sin embargo, el implacable ataque de esta protesta actual –diariamente, cada vez más fuerte, hasta altas horas de la noche y utilizando una retórica cada vez más airada– es más de lo que se debería esperar de cualquier persona, independientemente de su blancura, sus privilegios o su poder.

Las discusiones en las redes sociales afirmaron que las protestas fueron pacíficas. Lo son, de vez en cuando. Esto varía según la ubicación y el día; en general, lo que sucede dentro de las puertas del campus es un poco menos estridente que lo que sucede afuera. Pero los tambores son relativamente constantes. La gente no está de acuerdo sobre si este sonido es pacífico, del mismo modo que difieren sobre la naturaleza del antisemitismo. Lo que sí sé es que incluso las protestas más pacíficas serían tratadas como atrocidades si se interpretaran, por ejemplo, como anti-negras, incluso si el mensaje estuviera codificado, como un grupo de personas sosteniendo en silencio carteles de MAGA o vistiendo una camiseta. camisa. -Camisetas que digan “Todas las vidas importan”.

Y además, llamar a todo esto pacífico extiende el uso de la palabra de una manera bastante inverosímil. Es un extraño tipo de paz cuando un rabino local insta a los estudiantes judíos a regresar a casa lo antes posible, cuando un activista árabe israelí es maltratado en Broadway, cuando los cánticos enojados se vuelven tan constantes que casi empezamos a no escucharlos y ellos comienzan a Me siento normal al ver carteles y ropa que representan a los miembros de Hamás como héroes. La otra noche vi a un padre que regresaba de la manifestación con su pequeña hija, dándole unos últimos y fuertes golpes al tambor que llevaba, asintiendo enérgicamente con la cabeza, clavando la punta en su pequeño espíritu. No es pacífico.

Entiendo que los manifestantes y sus compañeros de viaje crean que todo esto es la respuesta correcta, la justicia social en progreso. Se les ha dicho que la justicia significa poner en primer plano la batalla contra la blancura y su poder, desafiando los abusos de poder por cualquier medio necesario. Y creo que la guerra contra Gaza ya no es constructiva ni siquiera coherente.

Sin embargo, las cuestiones son complejas, de un modo que esta forma intransigente de lucha por el poder no puede resolver. Quedan preguntas legítimas sobre la definición de genocidio, el alcance del derecho de una nación a defenderse y la justicia de la partición (que históricamente no se limitó a Palestina). Hay una razón por la que muchos consideran que el conflicto palestino-israelí es el más difícil moralmente del mundo moderno.

Cuando estuve en Rutgers a mediados de los años 1980, las protestas eran contra las inversiones en el régimen del apartheid en Sudáfrica. Ahora había similitudes con las protestas de Columbia: un gran grupo de estudiantes instaló un campamento justo enfrente del Centro de Estudiantes de Rutgers en College Avenue, donde docenas de personas durmieron todas las noches durante varias semanas. Entre la multitud, en su mayoría blanca, la participación fue una señal de compromiso cívico. Hubo cantos, además de teatro callejero, inevitables y tal vez incluso necesarios para una protesta efectiva; Un hombre incluso se tumbó en medio de College Avenue para bloquear el tráfico, inspirándose en las protestas en Vietnam.

No recuerdo que ningún sudafricano en el campus se sintiera personalmente atacado, pero la mayor diferencia fue que, aunque los manifestantes trataron de exponer sus puntos a gran volumen, durante un largo período de tiempo y a veces incluso brutalmente, no intentaron cerrar la instalaciones. vida.

El lunes por la noche, Columbia anunció que las clases serían híbridas hasta el final del semestre, en aras de la seguridad de los estudiantes. Sospecho que los manifestantes continuarán durante los dos días principales de graduación, mancillando uno de los días más especiales en las vidas de miles de graduados en nombre de un llamado a la guerra “imperialista” en el extranjero.

Los manifestantes de hoy no odian al gobierno israelí más de lo que odiaban ayer al gobierno sudafricano. Pero persiguieron sus objetivos con un tenor claramente diferente: en parte debido a la determinación de la cultura universitaria antirracista y en parte debido a la influencia de los iPhones y las redes sociales, que intrínsecamente alientan un mayor grado de desempeño. El hecho de que estén siendo grabadas desde muchos ángulos para que el mundo las vea es parte de la trama de las protestas de hoy. Hablamos.

Pero difícilmente se puede esperar que estos cambios en la historia moral y la tecnología reconforten a los estudiantes judíos aquí y ahora. Lo que comenzó como una protesta inteligente se convirtió, en su furia e implacabilidad intransigentes, en una forma de abuso.