sábado, junio 22

¿Qué pasa ahora que Trump ha sido condenado?

La sentencia del jueves al expresidente Donald J. Trump es solo el último paso en su odisea legal a través del sistema de justicia de Nueva York. El juez Juan M. Merchán fijó la sentencia de Trump para el 11 de julio, cuando podría ser sentenciado a hasta cuatro años de prisión o libertad condicional.

Sin embargo, esto no le impedirá postularse para presidente: no existe ninguna prohibición legal para que los delincuentes lo hagan. Ninguna disposición constitucional le impediría siquiera ejercer el cargo de presidente desde su celda de prisión, aunque en la práctica eso desencadenaría una crisis que casi con certeza los tribunales tendrían que resolver.

Votar –presumiblemente por sí mismo– podría ser aún más complicado. Trump está registrado en Florida, lo que exige que los delincuentes cumplan toda su sentencia, incluida la libertad condicional o la libertad condicional, antes de recuperar su derecho al voto. Cuando aún faltan unos meses para el día de las elecciones, parece poco probable que pueda cumplir su condena antes de esa fecha, cualquiera que sea.

Pero si está en libertad condicional el día de las elecciones, una disposición de la ley de Florida podría aplicar las normas más indulgentes de Nueva York, que permiten a los delincuentes votar en libertad condicional siempre que no estén en prisión, porque la condena tuvo lugar en Nueva York. La oficina del Secretario de Estado de Florida no respondió el jueves a las solicitudes para confirmar el estado de elegibilidad de Trump. Sin embargo, si está en prisión, se le privará de sus derechos en ambos estados.

Es casi seguro que Trump apelará, después de meses de criticar el caso y atacar al fiscal de distrito de Manhattan, que lo presentó, y al juez Merchan, que presidió su juicio.

Sin embargo, mucho antes de que se escuche esa apelación, Trump se verá enredado en el funcionamiento interno del sistema de justicia penal.

Un informe previo a la sentencia hace recomendaciones basadas en los antecedentes penales del acusado (Trump no tenía ninguno antes de este caso), así como en su historia personal y el delito en sí. El expresidente fue condenado por falsificar registros comerciales en relación con un pago de 130.000 dólares a Stormy Daniels, una estrella porno que dice haber tenido una breve cita sexual con Trump en 2006, para comprar su silencio.

Durante la entrevista previa a la sentencia, un psicólogo o trabajador social que trabaja para el departamento de libertad condicional también puede hablar con Trump, tiempo durante el cual el acusado puede “tratar de dar una buena impresión y explicar por qué merece una sentencia más leve”. según el Sistema Judicial Unificado del Estado de Nueva York.

El informe previo a la sentencia también puede incluir las presentaciones de la defensa e indicar si “el acusado está en un programa de asesoramiento o tiene un empleo estable”.

En el caso de Trump, por supuesto, se postula, por así decirlo, para un puesto estable como presidente de Estados Unidos, una campaña que podría complicarse por su nuevo estatus criminal. Es probable que Trump tenga que presentarse periódicamente ante un funcionario de libertad condicional y se podrían imponer reglas sobre viajes.

Trump fue condenado por 34 delitos graves de Clase E, el nivel más bajo de Nueva York, cada uno de los cuales conlleva una sentencia de hasta cuatro años de prisión. La libertad condicional o el confinamiento domiciliario son otras opciones que el juez Merchan puede considerar.

Dicho esto, el juez Merchan ha indicado en el pasado que se toma en serio los delitos de cuello blanco. Si impusiera una sentencia de prisión, probablemente impondría la sentencia al mismo tiempo, lo que significa que Trump cumpliría condena por cada uno de los cargos por los que fue declarado culpable al mismo tiempo.

Si, en cambio, Trump fuera sentenciado a libertad condicional, aún podría ser encarcelado si luego se descubriera que ha cometido otros delitos. Trump, de 77 años, enfrenta actualmente otros tres casos penales: dos federales, relacionados con su manejo de documentos clasificados y sus esfuerzos por anular las elecciones de 2020, y un caso estatal en Georgia que se refiere a la interferencia electoral.

Los abogados de Trump pueden presentar un aviso de apelación después de la sentencia, prevista para el 11 de julio a las 10 a.m. Y el juez podría suspender cualquier castigo durante la apelación, lo que podría retrasar el castigo más allá del día de las elecciones.