martes, junio 25

Pogacar pone la firma a un excelente Giro

Tadej Pogacar no quiso despedirse de su maravillosa participación en el Giro sin una firma final, una suprema exhibición de autoría que le llevó a ganar en solitario en Bassano del Grappa, el montañoso colofón de la ronda italiana antes de afrontar este domingo el paseo triunfal. por las calles de Roma. Su sexta victoria parcial le sitúa por encima de una leyenda del sprint como Mario Cipollini, que hasta ahora era el único que había podido acercarse a las hazañas de Alfredo Binda, ganador de 12 etapas en el Giro de 1927, hace casi cien años.

(Narración: así contamos la etapa 19)

Pogacar, que ganó prácticamente por accidente, lanzó su ataque antes de coronar la segunda ascensión del día al Monte Grappa, el coloso que despegó dos veces de la montaña. Y como viene sucediendo desde que comenzó la carrera, nadie pudo seguirlo. Majka, su fiel escudero, le había preparado el terreno, modulando su paso al ritmo que demandaba. Cuando vio que sus rivales estaban tiernos, pegó el hacha. Por delante quedaban cinco kilómetros de subida y otros 35 kilómetros de vertiginoso descenso hasta la meta.

Previamente lo habían intentado dos de los corredores que salieron más reforzados de esta gran gira: Pelayo Sánchez y Giulio Pellizzari. El español, campeón de la sexta etapa y segundo en la 19 ayer, volvió a colarse en la escapada del día y llegó en cabeza, junto al italiano, al inicio de esa segunda ascensión al Grappa. Fueron los únicos supervivientes de una fuga mayor que perdió elementos tanto en la subida como en la bajada hasta la primera ascensión.

Pellizari, héroe de la etapa reina tras sucumbir ante Pogacar a falta de sólo setecientos metros para la meta, fue también el último corredor de la maglia rosa al que superó este sábado antes de afrontar el largo descenso hasta Bassano. Como aquel día, Pogacar animó a Pellizari a seguirle, a intentar quedarse con él para darle escenario. Pero el ritmo del esloveno, por muy fácil que sea, es demasiado para cualquiera.

Pogacar acabó entrando en meta con más de dos minutos de ventaja sobre los dos hombres que le acompañarán en el podio, Dani Martínez y Geraint Thomas, que llegarán a Roma con más de diez minutos de retraso en la clasificación general.