domingo, mayo 19

Pero, ¿cómo llega el gusano a tu cerebro?

La revelación de Robert F. Kennedy Jr. de que un médico encontró un gusano muerto en su cerebro ha generado preguntas sobre qué son los parásitos cerebrales, el daño que pueden causar y cómo, exactamente, lo hacen.

Los parásitos cerebrales incluyen mucho más que gusanos. Hay “legiones” de organismos que pueden afectar el cerebro, dijo Scott Gardner, profesor de ciencias biológicas de la Universidad de Nebraska-Lincoln que se especializa en parásitos. Además de los gusanos, los parásitos cerebrales comunes incluyen organismos unicelulares como Toxoplasma gondii y algunas amebas.

El daño varía según el tipo de parásito y dónde se encuentra en el cerebro. “Algunos de ellos invaden activamente los tejidos y los destruyen”, dijo el Dr. Daniel Pastula, jefe de enfermedades neuroinfecciosas y neurología global de la Universidad de Medicina de Colorado. Otros son problemáticos debido a la respuesta inflamatoria que desencadenan.

Los seres humanos suelen estar expuestos a las tenias a través de alimentos crudos o poco cocidos o mediante alimentos contaminados con heces.

“Muchas de estas cosas se transmiten a los humanos a través de las heces”, dijo la Dra. Edith L. Graham, neuróloga de Northwestern Medicine.

Los médicos consultados por The New York Times especularon que Kennedy había descrito síntomas de infección con larvas de la tenia del cerdo, Taenia solium, uno de los múltiples tipos de tenia que pueden infectar el cerebro. Cuando una persona ingiere accidentalmente huevos de tenia del cerdo, los huevos eclosionan en los intestinos y las larvas pueden viajar a otros órganos, incluido el cerebro. Allí forman quistes, lo que provoca una afección conocida como neurocisticercosis.

Pueden pasar meses o incluso años antes de que las personas muestren signos de infección. Los síntomas varían según la cantidad de quistes desarrollados y su ubicación. (Los quistes se pueden formar en los ojos, los músculos y la médula espinal). Sin embargo, normalmente las personas con neurocisticercosis experimentan dolores de cabeza y convulsiones y, a veces, se sienten confundidas, tienen problemas para prestar atención y problemas de equilibrio. La condición puede ser fatal.

Otro tipo de parásito que puede afectar el cerebro se conoce como ameba devoradora de cerebros. Las infecciones de este tipo son extremadamente raras, pero pueden provocar una inflamación del cerebro o la médula espinal potencialmente mortal, dijo Tajie H. Harris, profesora asociada de neurociencia en la Universidad de Virginia. Los organismos entran por la nariz cuando las personas nadan en lagos y ríos y luego viajan al cerebro. Las personas también se han infectado al usar neti pots u otros enjuagues sinusales con agua sin tratar o sin esterilizar.

La toxoplasmosis es una de las infecciones cerebrales parasitarias más comunes. En Estados Unidos, más de 40 millones de personas pueden estar infectadas con el parásito que causa esta infección, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Las personas pueden infectarse al comer carne o mariscos poco cocidos y contaminados, al beber agua contaminada o al tragar accidentalmente el parásito cuando lo encuentran en las heces de los gatos, como al limpiar las cajas de arena.

El parásito que causa la toxoplasmosis puede persistir en los humanos durante años (potencialmente durante toda la vida), pero la mayoría de las personas no desarrollan síntomas. “Básicamente, nuestro sistema inmunológico hace un trabajo increíble al manejar y tratar este parásito, lo que nos permite seguir con nuestras vidas sin siquiera saberlo”, dijo el Dr. Harris.

Pero algunas personas pueden sentir que tienen gripe. Las personas con sistemas inmunitarios debilitados corren el riesgo de sufrir enfermedades graves y daños cerebrales si se infectan, y el desarrollo de los fetos puede verse gravemente afectado si las mujeres embarazadas quedan expuestas. (Es por eso que los médicos a veces recomiendan a las mujeres embarazadas que eviten el contacto con la arena para gatos).

“No lo sabrás a menos que alguien te mire”, dijo el Dr. Gardner. A veces, se puede analizar la sangre de un paciente en busca de anticuerpos producidos en respuesta a un parásito. En otros casos, los médicos diagnostican infecciones mediante una resonancia magnética o una tomografía computarizada.

Las opciones de tratamiento varían porque las infecciones cubren un rango muy amplio. Muchos pueden tratarse con medicamentos antiparasitarios, que los pacientes pueden tener que tomar durante semanas. Los médicos también pueden recetar esteroides para aliviar la inflamación. Algunos pacientes se someterán a una cirugía para extirpar los quistes.

En Estados Unidos, las infecciones graves por parásitos cerebrales son raras, dijo el Dr. Pastula, “pero en otras partes del mundo son más comunes”.

Afortunadamente, muchas de estas infecciones se pueden prevenir, afirmó el Dr. Pastula. Para reducir sus riesgos, especialmente cuando viaja al extranjero, le aconseja lavarse bien las manos antes de comer o preparar alimentos, cocinar bien los alimentos y asegurarse de que el agua que bebe esté limpia.