mia-khalifa

Mia Khalifa cuenta por qué dejó el porno

Mia Khalifa, una actriz porno con ‘hijab’

“Empecé a perder el control cuando comenzaron a llegar amenazas de muerte por parte del ISIS. Desde entonces, decidí distanciarme del porno”. Mia Khalifa, como la persona que tiene frente a frente y que no intenta juzgarla, siente que ha estado equivocada durante muchos años de su vida. Tras haber alcanzado el éxito mundial en su carrera como actriz de cine para adultos y figurar en la lista de las actrices más buscadas de Pornhub, ahora solo desea ser una persona normal que lleva una vida normal.

Jamás me acosté con absolutamente nadie en la Universidad. Me concentré en sacar pronto el graduado pues deseaba salir cuanto antes de allí

“Miro hacia atrás y no sé lo que estaba pasando. Tenía veintiuno años y estaba atontada”, asegura Khalifa, cuyo nombre real es Sarah Chamoun. A los nueve años, emigró con toda su familia. Hija de un padre musulmán bastante restrictivo y de ideas religiosas férreas, decidió estudiar la carrera de Historia del Arte en la Universidad de Texas, según Fox News. “Tan pronto como comencé a ganar popularidad, fue en el momento en que me di cuenta que debía sacar el máximo provecho”, señaló.

Realmente, la carrera de Khalifa fue de lo más breve e intensa; apenas duró 3 meses. Su vida, para tener solo 25 años, ha estado salpicada por grandes sucesos desde que con 18 años se casara con un hombre de nacionalidad estadounidense, conforme el diario ‘La Verdad’. Entonces se separó y trabajó en Fuddruckers, una hamburguesería de Miami, donde conoció a la persona que le haría entrar en el porno mientras que hacía un pedido.

“Nunca me acosté con absolutamente nadie en la Universidad”, declara. “Nunca fui a una de esas noches locas de fiesta universitaria. Era muy estudiosa. Me concentré en obtener pronto el graduado porque deseaba salir de allá cuanto antes y iniciar mi propia vida”, expresa. Al principio, le preocupaba que su familia descubriera que se dedicaba a la pornografía. “Pensé que si mis progenitores se enteraban mi vida se arruinaría por completo”, asegura. “La forma en que lo racionalicé es que hay tantos contenidos porno que no hay forma de que ningún conocido me descubriera”. Por ello, se puso un seudónimo como nombre artístico, aunque poco le valdría, puesto que se haría universalmente famosa y tanto su familia como sus amigos, la acabarían pillando.

Mia Khalifa cuenta la miseria de ser actriz porno

Posiblemente no hayas escuchado charlar de Mia Khalifa. Ella ha sido una figura controversial de la cultura pop desde dos mil catorce y una celebridad en el planeta del cine adulto. Es una mujer con una historia, y no tiene temor de contarla.

La libanesa americana católica emigró desde Beirut a los USA en el dos mil, y al comienzo, su vida fue bastante normal para una ciudadana de USA. Se casó con un estadounidense tras cumplir los dieciocho y asistió a la Universidad de Texas para sacarse la carrera de historia.

Mas, ¿de qué manera llegó a la fama? Todo comenzó cuando tenía veintiuno, se terminaba de graduar, separar, y trabajaba para un restaurant de comida veloz en la ciudad de Miami. Ella estaba andando cerca de un centro comercial en el momento en que un hombre le preguntó si estaba presta a hacer un trabajo de modelaje desnudo, mas Khalifa sabía lo que verdaderamente deseaba decir, le preguntaba si deseaba ser una actriz del cine adulto. Ella meditó la oferta y un par de semanas después hizo la resolución, se iba a transformar en una estrella para mayores

“Mirando atrás no sé exactamente en qué estaba pensando… tenía veintiuno y era estúpida,” contó a Lance Armstrong cuando este la entrevistó en su programa de radio. Mas Khalifa seguramente no tenía de idea de de qué forma esta industria iba a mudar su vida. Después de tan solo tres meses en la industria del entretenimiento para adultos, Mia Khalifa se transformó en uno de los nombres más conocidos. Con más de uno con cinco millones de visitas en un conocido sitio en dos mil quince, fue la actriz número 1 en popularidad. Oficialmente era una celebridad de internet, mas su fama no se detuvo entonces.

El enorme éxito de Khalifa en las redes atrajo mucha atención en su camino, incluyendo mala prensa. Tras hacerse múltiples tatuajes para enseñar su orgullo libanés, produjo polémica en su país de origen. Ciertos medios criticaron a esta chavala y a su profesión, con especialistas utilizando su nombre para discutir la industria del cine adulto y también internet.

“Ellos están abochornados de que los esté “reclamando”, tal y como si tuviese elección. Yo nací allá,” comunicó a un periódico en línea.

Mas Khalifa no solo encaró las críticas en su país de nacimiento, asimismo fue una figura polémica en el mundo entero, singularmente una vez que se publicara una cinta en la que aparecía llevando un hijab. Entonces se transformó en la meta del ISIS, quien le mandó amenazas de muerte y le afirmó que iba a arder en el averno. Por último, fueron estos mensajes los que le hicieron abandonar a la industria por siempre, no mucho tras entrar.

“Todo comenzó a perder el control cuando las amenazas del ISIS me llegaron, fue cuando di un paso terminante,” contó a Armstrong. Mas aun a sabiendas de que dejó este planeta, no ha dejado absolutamente el espectáculo. Ahora sigue trabajando como chavala de cámara web y creando contenido interactivo para sus entusiastas en su cuenta de Patreon. Y si bien muchos no lo crean, prosigue ganándose la vida delante de una cámara, salvo que ahora lo hace en general con ropa.

En dos mil diecisiete, Khalifa adquirió un empleo en “Complex News”, donde presentaba un espectáculo deportivo diario llamado “Out of Bounds” en su canal de Youtube. Ella lo dejó después de ciertos meses, para trasladarse a Austin y crear su espacio de entretenimiento en la plataforma de streaming Twitch. “No deseaba estar en la ciudad de Los Ángeles,” comunicó a Armstrong. “Era el trabajo de mis sueños mas me fue en el momento en que me di cuenta que jamás lo hubiese visto.”

Pese a que Mia pase a la historia como una de las actrices para adultos más populares de nuestro tiempo, su visión de esta industria y de las mujeres que trabajan en ella es desoladora. “La mayoría de las chicas se meten buscando fama. Esa es la parte más triste. Todas y cada una estas jóvenes que creen que esa es la única forma para agradar a el resto o bien transformarse en una celebridad. Es triste,” comunicó en una entrevista.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *