sábado, junio 22

Los gatos del Viejo San Juan están siendo expulsados ​​de la ciudad. Los residentes pueden mostrar empatía.

Un plan federal para eliminar a los gatos salvajes de un sitio histórico en la capital de Puerto Rico ha molestado a algunos residentes, quienes también se sienten excluidos a medida que los precios de las viviendas se disparan.

POR QUÉ ESTAMOS AQUÍ

Exploramos cómo Estados Unidos se define a sí mismo en un lugar a la vez. En Puerto Rico, un distrito histórico está atravesando una transformación que no es bienvenida por muchos de sus residentes.


Reporte desde San Juan, PR

Los gatos salvajes han deambulado por las calles adoquinadas azules del Viejo San Juan desde que tenemos uso de razón. Recorren una fortaleza histórica con vista a la Bahía de San Juan, escondiéndose del sol abrasador bajo las uvas marinas.

Los San Juaneros les dan de comer. Los turistas toman sus fotografías. Pero probablemente no por mucho tiempo: la agencia federal que administra la fortaleza y el terreno que la rodea quiere que los gatos desaparezcan, diciendo que son una molestia y que pueden transmitir enfermedades.

Puerto Rico, un territorio estadounidense plagado de problemas financieros y desastres naturales, tiene muchos más motivos para preocuparse. Pero el plan para sacar a casi 200 gatos del Viejo San Juan, un barrio de San Juan que fue el primer lugar colonizado por los españoles en la isla, ha tocado la fibra sensible en un momento en que muchos puertorriqueños sienten que ellos también corren el riesgo de ser expulsados. de sus hogares.

Las razones difieren: para la gente, son los inversionistas los que se apoderan de las propiedades y aumentan los alquileres y los precios de las viviendas, pero en el Viejo San Juan, las dos historias podrían, en última instancia, compartir el mismo final: un vecindario querido ha cambiado tanto que al menos algunos residentes de toda la vida temen. habrá perdido su alma.

“Esta ciudad podría terminar como un cascarón vacío”, dijo Rei Segurola, de 72 años, quien se pregunta si debería abandonar el Viejo San Juan. “Esto podría dar lugar a muchos frentes, como Disney, Epcot o Las Vegas”.

La lucha por los gatos comenzó hace unos años, cuando el Servicio de Parques Nacionales, que administra el Sitio Histórico Nacional de San Juan, un tramo de península rocosa de 75 acres que incluye la antigua fortaleza conocida como El Morro, dijo que la población de gatos se había vuelto grande. demasiado problemático.

San Juan fue fundada por colonialistas españoles en 1521. Los gatos han existido al menos desde mediados del siglo XX, cuando, según se informa, un alcalde de San Juan los trajo para matar ratas.

El año pasado, el servicio de parques dijo que su objetivo era “reducir las molestias” y “alinear la experiencia del visitante con el propósito del parque”.

Los residentes se preguntaron qué significaba esto. ¿Se habían quejado los turistas? ¿Qué pasa con los nuevos inversores ricos que se mudaron durante la pandemia? Obtuvieron pocas respuestas.

Se recibieron miles de comentarios escritos, algunos a favor del plan.

“Soy residente del barrio y uso el espacio casi a diario y es sumamente desagradable”, escribió una persona en español. “Los gatos crean áreas donde acumulan sus excreciones y esto se vuelve insalubre y peligroso para la salud”.

La mayoría de los comentaristas, sin embargo, suplicaron que los gatos se quedaran.

“Si causan problemas”, escribió uno, “eso lo decide la gente de San Juan”. Son los miembros de la comunidad local quienes deben opinar sobre si están presentes o no.

Pero en noviembre, el servicio de parques decidió seguir adelante. Dijo que si Save a Gato, una organización sin fines de lucro que ha estado atrapando, esterilizando y castrando gatos en el Viejo San Juan durante casi 20 años, no pudiera encontrar hogares para unos 170 de ellos en junio, contrataría a una empresa para retirarlos y probablemente aplicarles la eutanasia. a ellos. Sólo se eliminarían los gatos que viven en el sitio histórico.

En marzo, Alley Cat Allies, un grupo sin fines de lucro con sede en Maryland, presentó una demanda ante un tribunal federal de Washington para detener el proyecto.

Save a Gato ha atrapado a unos 50 gatos desde noviembre; aproximadamente la mitad de ellos han sido adoptados o serán adoptados pronto.

El servicio de parques no respondió a preguntas específicas sobre lo que podría suceder a continuación. Pero el lunes se dio el primer paso formal para buscar un contratista que se encargara de retirar los gatos restantes.

Algunos gatos son demasiado salvajes para ser adoptados. Incluso atraparlos puede ser difícil, dijo Danielle Tabler, voluntaria desde hace mucho tiempo.

“He estado tratando de atrapar uno durante más de dos años”, dijo Tabler mientras ella e Irma Podestá, quien ha trabajado con Save a Gato durante 15 años, caminaban por el sendero junto al mar debajo de la enorme fortaleza de piedra, llenando varios pesebres. estaciones con croquetas frescas.

Parte del problema es que la gente deja cada vez más gatos. “En Puerto Rico hay muchísimos animales abandonados”, dijo Podestá. “Es una historia sin fin”.

La cantidad de mascotas abandonadas en la isla aumentó después del huracán María en 2017, cuando muchos puertorriqueños perdieron sus hogares. En medio de desastres naturales e incertidumbre económica, la población de Puerto Rico disminuyó aproximadamente un 12% entre 2010 y 2020; la isla tiene ahora alrededor de 3,2 millones de habitantes, muchos de los cuales luchan por salir adelante, en particular con el creciente coste de la vivienda.

Mientras caminaba, Podestá recitó los nombres de amigos que vivieron en el Viejo San Juan hasta que sus alquileres se duplicaron o triplicaron y los desalojaron.

“Soy una de las personas que todavía teme que lo trasladen”, dijo.

Muchas de las casas de la época colonial de colores brillantes del Viejo San Juan, con sus techos altos y patios ventilados, alguna vez fueron el hogar de artistas y artesanos que le dieron al lugar una atmósfera bohemia. Allí también vivieron familias, muchas de ellas a lo largo de generaciones. Hoy en día, las viviendas se transforman cada vez más en alquileres vacacionales. Edificio tras edificio encontramos el signo revelador de ocupación a corto plazo: cerraduras maestras de combinación utilizadas para guardar las llaves.

Segurola, abogado y maestro jubilado, vendió su casa en otro barrio de San Juan en 2015 para mudarse al Viejo San Juan, que siempre le había encantado porque era encantador y muy unido. “Hoy en día, ese sentido de comunidad se está desmoronando”, afirmó. “Es todo lo contrario de lo que buscábamos y teníamos en el Viejo San Juan”.

Él y otros culpan, al menos en parte, a una ley tributaria aprobada en Puerto Rico en 2012, cuando la isla enfrentaba un colapso económico. La ley, ahora conocida como Ley 60, brinda alivio de ganancias de capital a largo plazo, dividendos, intereses y otros impuestos a los inversionistas que compren una casa en Puerto Rico si no han sido residentes durante al menos 10 años.

El gobernador Pedro R. Pierluisi, quien fue derrotado en las elecciones primarias esta semana, respetó la ley y la calificó como una forma importante para que Puerto Rico atraiga inversionistas externos.

La afluencia de compradores externos, especialmente durante la pandemia de coronavirus, ha distorsionado el mercado inmobiliario. Eso, combinado con la inflación y el aumento de las tasas de interés, hace que los alquileres y la propiedad de vivienda estén fuera del alcance de muchos puertorriqueños, dijo Alonso Ortiz, fundador de El Otro Puerto Rico, una organización sin fines de lucro que intenta frenar los viajes.

Su organización encontró que el 71% de las propiedades residenciales compradas en el Viejo San Juan entre 2018 y 2022 fueron compradas por beneficiarios de la Ley 60 o empresas asociadas con ellos. A menudo, dijo Ortiz, estos propietarios “desalojan a las familias, reurbanizan las propiedades y luego las convierten en Airbnbs o alquileres a corto plazo, lo que hace que los precios de los alquileres anteriores se disparen”.

Los legisladores de Puerto Rico aprobaron el año pasado regulaciones de alquiler a corto plazo que exigen a los propietarios pagar una tarifa anual por sus propiedades, pero los críticos dijeron que se necesitaban acciones más ambiciosas.

Margarita Gandía, residente y agente de bienes raíces del Viejo San Juan desde hace mucho tiempo, dijo que cuando los clientes buscan propiedades de inversión, ella trata de resaltar el carácter histórico y el ambiente amigable del vecindario. Algunos compradores han mostrado su compromiso de mantenerlo, dijo, pero otros no.

“El Viejo San Juan se va a convertir en un pueblo fantasma”, dijo. “No conocemos a ningún vecino. La gente saludaba. Sí, puedes sentir la diferencia.

Los llamados de Gandía y otros residentes para que el gobierno de la ciudad haga un mejor trabajo en la recolección de basura y la regulación del ruido han sido ignorados, dijo, “como si no existiéramos”, mientras el gobierno federal ataca lo que ella considera lo más trivial. problema del gato.

“Los gatos”, dijo, “no son el problema. »