viernes, mayo 24

Lo más Nadal Nadal noquea a Cachín y regala otro día mágico en Madrid

Explicar a Rafael Nadal Es imposible. Sólo se puede observar, vivir, sentir, en partidos como el de hoy contra Pedro Cachín. Es una victoria y es mucho más, es la negación constante de la lógica, porque Baleares vive a su manera. El que dice que llega con mil dudas, entre mil algodones, pero se marca un gran partido de tres horas en el que no hay espacio para soltarse, para el “mejor me guardo algo”, para el “ dentro de tres semanas es Roland Garros». No hay un mañana para Nadal, se está construyendo para jugar los octavos de final, contra Jiri Lehecka y mucho más, porque, según dijo, quería estar preparado para cuando el cuerpo respondiera. Y viendo el partido, el cuerpo va respondiendo y está Nadal.

  • Rafael Nadal
  • 6

    6

    6

  • Pedro Cachín
  • 1

    7

    3

    El domingo juegan bajo techo y los lunes al aire libre, pero siguen recibiendo todo el calor del público, al que le cuesta llegar a tiempo al partido, que todavía es hora de postre en la zona VIP, pero acaba llenando los 12.500 asientos en el centro de este Mutua Madrid Open y corear “Rafa, Rafa” antes de que el jugador salte del banquillo para colocar sus toallas. Ya no hay sentimiento de despedida, porque el español se puso a prueba contra Darwin Blanch y respondió con una nota contra Alex de Miñaur, y el plantel está de celebración, ya no piensan en ningún homenaje. Porque este primer set es, al menos por imagen, en el que Nadal más se acerca al Nadal habitual desde hace dos años. Aunque el español sabe lo que le mueve por dentro, deja ahí la garra, la mano derecha, el puño en alto. Dure lo que dure, Nadal es cada vez más Nadal.

    Nadal necesitaba que las cosas fueran más lentas, frenar los golpes para minimizar también los de su rival. Fuerce los revés altos y los golpes de derecha largos para que el cuerpo no cruja. Más posicionada que fuerte, le basta con mover a su rival y acompañar sus golpes con el aliento que parece multiplicar el poder, aunque sea sólo en la cabeza del argentino. Ni siquiera un primer servicio, el 91 del mundo en su primer turno de servicio, temblando en la derecha, en el revés, en espíritu. Qué difícil es jugar contra Nadal, incluso contra este Nadal, o sobre todo contra este Nadal. Pare para empezar y soltar las gargantas: “Rafa, te quiero”, “Vamos, Rafa”. Incluso Albert Molina, representante de Carlos Alcaraz, presencia el espectáculo, en un palco inclinado acompañado del presentador Arturo Valls.

    El argentino se estiró, decidido a no ceder, al menos a temblar cuando se presentara la oportunidad. Pero casi siempre llega tarde porque Nadal es genial realizando una paralela y un cruzado y una paralela y un cruzado y otra paralela y otro cruzado y cuando ve exhausto a su oponente le cuesta menos sentenciar de un solo golpe. más rápido, más fuerte, para sentirme plenamente, al menos por un instante.

    Cachín va a las dejadas, sabiendo que le hacen daño a este Nadal más que nunca, pero no le salen todas porque no hay mano tan fina como para que el español no empiece a leerlas de lejos a partir del cuarto juego. . Y empieza a acelerar cuando comprueba que el cuerpo responde. Derecha paralela, derecha cruzada, derecha abierta, pase y derecha a la línea, y es el segundo break, y casi el set, que tarda unos minutos en producirse porque alguien en la grada pide ayuda, pero se consolida. el tercer balón con otro derechazo a la línea, y con un revés para enmarcar. Que este es Nadal.

    El manacoreño aprendió, a las malas, a no forzarse ante el más mínimo malestar de su cuerpo. En aquel partido de enero contra Jordan Thompson no pudo detener su ADN y acabó con una lesión abdominal un partido muy largo y costoso. Por eso se aplica el freno de mano en el segundo set. Cachín aprieta ligeramente, pero sobre todo hay un descenso del balear, que deja las carreras a medio terminar y los golpes inconclusos, y es un 1-4 comprometedor. El público acude en su ayuda, aunque es el propio ADN del español el que poco a poco se impone. Es un 1-4, un 2-4, un 3-4 y un prometedor 0-30.

    Y como Nadal es ilógico, enreda al argentino en miles de dudas. Porque aún no se ha recuperado del bajón y Cachín sí ofrece más tranquilidad, pero es Nadal y su aprovechamiento de otra oportunidad el que se impone, levantando dos puntos de set y convirtiendo la tercera bola de quiebre para un 5-5 con el que convence a la grada. , y también Cachín, que Nadal aún se anotará un baile más en la Caja Mágica si recupera el cuerpo del esfuerzo de hoy, que no ha sido baladí.

    Porque todavía tiene que esforzarse un poco más, alargando el debate del segundo set en el tie break después de que pagó el esfuerzo anterior con cuatro puntos perdidos consecutivos en su turno de servicio. Sacude la cabeza hacia el español en ese último paso por el banquillo, mirando su palco en busca de respuestas. De seguir o no, de que el cuerpo no está para forzar ni siquiera un tercer set si se quiere seguir el recorrido marcado sin más paradas inesperadas, que ya no hay tiempo para arreglarlas, con Roma en dos semanas y París en tres. Dos horas y 17 minutos cuando cedió ese tie break del que también había remontado el 1-4.

    Nadal no puede dejar de ser Nadal y el tercer set son los fuegos artificiales finales. La alegría se transforma en euforia porque sale el guerrero y el de los golpes magistrales, aunque Cachín muestra muy buenos modales y mucha más actividad que en el primer set. Su papel no es fácil, pero lo desempeña con fuerza. Pero Nadal es el animal competitivo habitual, ni una duda, ni un temblor, ni un pensamiento sobre ese partido contra Thompson. Es matar o morir, tres horas de máxima exigencia, del Nadal más puro, el que al final, como siempre, como nunca en estos dos años, levanta los brazos porque vuelve a ser él, el que cambia el aires de homenaje y despedida por los vientos triunfantes de quién sabe ahora hasta dónde puede llegar. De momento, en octavos de final, este martes, tras una magnífica sobremesa en la Caja Mágica, una más en su historia, y una tarde pasada en la mesa de fisio y recuperación.

    “Ha habido momentos buenos, otros no tan buenos. Un primer set cómodo; en el segundo, él subió y yo jugué más predecible, no le estaba haciendo daño; y en el tercero logré hacerle más. que era el único camino. Ahora es intentar seguir este camino día a día, intentar darme otra oportunidad de seguir soñando y volver a jugar en este entorno increíble, que significa mucho”, admitió el español en el Mundial. pie de la cancha, defendiéndolo, como siempre. . El martes, en horario aún por confirmar, Jiri Lehecka.