domingo, junio 16

la eterna fiesta de los invictos

La vida se celebró más que un triunfo futbolístico. El centro de Madrid estaba muy bonito, cubierto por un manto blanco infinito, abarrotado Plaza de Cibeles de miles de personas, bailarines, borrachos, un Woodstock moderno, mucho más civilizado por supuesto, había una cámara de Telemadrid que se asomaba desde el ayuntamiento y que grababa cada segundo de la celebración. También había muchas familias, educando a los padres con la experiencia, y turistas, que acababan de asaltar la tienda oficial del equipo blanco.

Era el madrid protagonista absoluta, pero los asistentes, unos 150.000, tenían ganas de pasarlo bien, bendita primavera madrileña. Incluso había gente de Atlético y Barcelona Sólo habían venido a ver el ambiente, a tomar una cerveza fresca, pero de incógnito. “No le voy a decir a mi marido que vine”, respondió una hinchada rojiblanca, aunque aclaró. «Ser del Real Madrid es muy fácil. Celebrar tanto tiene que saber menos. Su declaración, por supuesto, no fue compartida por el resto de los presentes.

Incluso tocaron el solemne himno del décimo, con los altavoces a todo volumen mientras una camiseta Cristiano Ronaldo Se elevó por encima de todas las cabezas, colgando de una caña de pescar el número siete que provocó una gran ovación en el cortijo central.

Los nervios estallaron cuando el sol se puso, la llegada de los héroes estaba cerca. Mientras tanto, en la sede de la Comunidad de Madrid, AyusoEl futbolista, vestido con la camiseta del Madrid, se deshizo en elogios hacia Florentino Pérez, “un estratega, una máquina”. Almeida, con los jugadores ya en el ayuntamiento, se centró en Kroos, “un alemán del Madrid”. El presidente también tuvo muchas palabras amables para Joselu, el hombre que llegó a la final de París hace dos años como cuñado de Carvajal y que, esta vez, lo hizo como uno de los iconos del equipo campeón. “Una familia”, dijo el alcalde tras ser preguntado cuál era la clave de este Real Madrid.

La plenitud se alcanzó tras un rumor. Los grupos no hablaban de nada más. Según el periodista especializado en fichajes Fabrizio Romano, Kylian Mbappé ya había fichado como nuevo jugador del Real Madrid. Psicosis colectiva. La fiesta estuvo completa, además porque se confirmó que el Leganés ascendió a Primera División, serían cinco los equipos capitalinos en la categoría oro la próxima temporada. Y, aunque menos conocido, el Madrid acababa de clasificarse para la final de la ACB tras arrasar al Barcelona.

Era una tarde tranquila, pero la noche trajo rock and roll. Los nervios impregnaban el aire cálido y las bufandas eran molinos de viento. Por enésima vez sonó el himno y esta vez aparecieron los creadores de tal jolgorio.

La escena parecía sacada de una película con demasiado presupuesto. Dos caballos blancos (uno de sus jinetes era él mismo) El padre de Carvajal.) escoltaba al autobús campeón, a paso lento, era hora de deleitarse. Los arcenes de la carretera estaban llenos de movimiento, la gente se estaba volviendo loca después de casi un día de celebración. Porque la noche del triunfo fue larga, densa, casi previa al apocalipsis. Los autobuses, repletos de aficionados del Real Madrid, parecían a punto de volcar. Las calles estaban asaltadas por bárbaros y los taxistas se relamían ante el alto precio que supondría la victoria en Londres. Pero tu equipo gana, no hay mañanas tristes, los días son radiantes, y eso es precisamente lo que se olía en las inmediaciones del palco de recepción.

Galería.

Todas las imágenes de la celebración del Real Madrid

A B C

Nacho, capitán, se elevó a la altura de la diosa Cibeles con la orejona, la decimoquinta Campeona de un club que ha superado todas las expectativas, a la realidad misma. Él es la historia y así lo reconocieron sus fans, quienes luego de horas de canto y risas nerviosas se entregaron de lleno a sus emocionales líderes. Carvajal, Modric y Kroos fueron los acompañantes del madrileño. El alemán, que no volverá a jugar un partido con el Madrid, estaba en boca de todos. Incluso le dio tiempo a darle el número ocho a Valverde, por petición popular y por decisión propia.

Fue una tarde muy animada, de relax después de una semana de tensión. La afición blanca se mostró muy desconfiada con la final ante el Borussia Dortmund, una entidad difícil de descifrar para el conjunto alemán. Pero el resultado, como casi siempre, fue el mismo. Ganó el Madrid.