domingo, junio 16

La Corte Suprema se pone del lado de los republicanos en el mapa electoral de Carolina del Sur

El jueves, la Corte Suprema permitió que Carolina del Sur continuara usando un mapa del Congreso que un tribunal inferior dictaminó que era inconstitucional y resultó en el “blanqueo de votantes afroamericanos” de un distrito.

La mayoría conservadora, por 6 votos a 3, devolvió el caso al tribunal inferior, dando a los republicanos una victoria al permitirles mantener los límites que ayudaron a convertir el distrito en cuestión en un bastión del partido.

El efecto inmediato del fallo será limitado, ya que la demora del tribunal en emitir su fallo ya había asegurado que las elecciones de este año se desarrollarían según el mapa en disputa. Mais l’opinion majoritaire, rédigée par le juge Samuel A. Alito Jr., aura un impact au-delà de la Caroline du Sud dans les années à venir, a déclaré Richard L. Hasen, professeur de droit à l’Université de Californie en Los Ángeles.

“El juez Alito, en la mayoría del tribunal, propuso una vez más un marco legal que facilite a los estados republicanos participar en la redistribución de distritos para ayudar a los republicanos blancos a maximizar su poder político”, dijo el profesor Hasen.

La decisión es la última de una serie de fallos marcadamente divididos sobre las elecciones que son un sello distintivo del trabajo del tribunal encabezado por el presidente del Tribunal Supremo John G. Roberts Jr., incluidos aquellos que han amplificado el papel del dinero en la política. más fácil restringir la votación y eximió la manipulación partidista de la revisión de los tribunales federales.

La tendencia no es del todo uniforme, ya que el tribunal dictaminó el año pasado que los legisladores de Alabama habían diluido el poder de los votantes negros al cardar al Congreso. Pero la tendencia general ha sido limitar la supervisión electoral por parte del Congreso y los tribunales federales, a menudo en formas que han beneficiado a los republicanos.

En el caso decidido el jueves, Alexander v. Conferencia Estatal de Carolina del Sur de la NAACP, No. 22-807, la mayoría del tribunal sostuvo que los tribunales generalmente deben dar crédito a las afirmaciones de los legisladores de que su objetivo al redistribuir distritos era partidista, lo cual es permisible, más que fundamentado. en la raza, lo cual no es el caso. “Partimos de la presunción de que la legislatura actuó de buena fe”, escribió el juez Alito.

Citando fallos anteriores, escribió que los tribunales deberían evitar presentar cargos graves contra los legisladores estatales.

“Cuando un tribunal federal determina que la raza motivó las decisiones de distritos de una legislatura”, escribió, “declara que la legislatura incurrió en una conducta ‘ofensiva y humillante’ que ‘se parece incómodamente al apartheid político’. No debemos apresurarnos a hacer tales acusaciones contra los poderes políticos”.

En desacuerdo, la jueza Elena Kagan acusó a la mayoría de erigir obstáculos para hacer prácticamente imposible cuestionar los mapas de votación como manipulaciones raciales.

“La respuesta adecuada a este caso no es crear nuevos obstáculos que permitan a Carolina del Sur seguir dividiendo a los ciudadanos según líneas raciales”, escribió, en una opinión a la que se sumaron los jueces Sonia Sotomayor y Ketanji Brown Jackson. “Se trata de respetar las conclusiones plausibles – no, más que plausibles – del tribunal de distrito de que el estado participó en una división de distritos basada en la raza. Y decirle al estado que debe rediseñar “el distrito en disputa”, esta vez sin apuntar a los ciudadanos afroamericanos.

El presidente del Tribunal Supremo Roberts y el juez Clarence Thomas, Neil M. Gorsuch, Brett M. Kavanaugh y Amy Coney Barrett se sumaron a la opinión mayoritaria del juez Alito. En una opinión concurrente, el juez Thomas dijo que habría ido más lejos, recusándose por completo de evaluar las acusaciones de manipulación racial.

“El tribunal no tiene autoridad para decidir este tipo de reclamaciones”, escribió. “Dibujar distritos políticos es una tarea de los políticos, no de los jueces federales. No existen estándares judicialmente manejables para resolver disputas de redistribución de distritos y, en cualquier caso, la Constitución confía tales asuntos exclusivamente a los poderes políticos.

Un panel unánime de tres jueces del Tribunal de Distrito federal de Columbia, Carolina del Sur, dictaminó a principios de 2023 que el primer distrito del Congreso del estado, elaborado después del censo de 2020, violaba la Constitución al tener un sesgo racial como factor predominante.

El panel suspendió su decisión mientras los legisladores republicanos apelaron ante la Corte Suprema y los partidos pidieron a los jueces que emitieran un fallo antes del 1 de enero. Una vez superado ese plazo, el panel dijo en marzo que las elecciones de 2024 deberían seguir adelante. bajo el mapa que había rechazado por inconstitucional.

“A medida que se acercan rápidamente los procedimientos de las elecciones primarias, la apelación ante la Corte Suprema aún está pendiente y no existe ningún plan de recuperación”, escribió el panel, “el ideal debe adaptarse a la práctica”.

De hecho, la inacción de la Corte Suprema ha decidido el caso para el actual ciclo electoral.

El distrito en disputa, anclado en Charleston, había elegido a un republicano todos los años desde 1980, excepto en 2018. Pero la carrera de 2020 fue reñida, con menos de un punto porcentual separando a los candidatos, y los legisladores republicanos buscaban “crear un Partido Republicano más fuerte”. .” inclinación” en el distrito después del censo de 2020, escribió el panel.

Los legisladores lograron este objetivo, concluyó el panel, en parte a través del “blanqueo de los votantes afroamericanos de la porción del Distrito Congresional N° 1 del condado de Charleston”.

El nuevo mapa de la Cámara trasladó al 62 por ciento de los votantes negros del condado de Charleston del Primer Distrito al Sexto Distrito, un escaño que el representante James E. Clyburn, un demócrata negro, ha ocupado durante 31 años.

La medida ayudó a convertir el nuevo primer distrito en un bastión republicano. En noviembre, Nancy Mace, la titular republicana, fue reelegida por 14 puntos porcentuales.

Los legisladores republicanos han reconocido que rediseñaron el Primer Distrito con fines partidistas. Pero dijeron que no consideraron la raza en el proceso.

El panel dictaminó que los límites del distrito violaban la Constitución. Pero el panel rechazó las impugnaciones a otros dos distritos de la Cámara de Representantes, diciendo que los grupos de derechos civiles no lograron demostrar que los distritos fueron diseñados principalmente para diluir el poder de voto de los negros.

La Corte Suprema ha pedido un escrutinio intenso de las acciones de un estado cuando se determina que la raza es la razón predominante para trazar distritos legislativos. Este principio, arraigado en la Cláusula de Igualdad de Protección de la Constitución, a menudo se invoca para limitar la creación de distritos que empoderan a los votantes minoritarios.

En este caso, Sin embargo, el desafío viene de la dirección opuesta: grupos de derechos civiles argumentan que el mapa perjudicó a los votantes negros al trasladarlos de un distrito electoral a otro.

En su apelación ante la Corte Suprema, los republicanos de Carolina del Sur argumentaron que el panel debería haber presumido que actuaron de buena fe, como lo exige el precedente de la Corte Suprema, y ​​analizar el distrito en su conjunto.

“El resultado”, escribieron los legisladores, citando un fallo anterior, “es una orden mal razonada que presume mala fe, equipara falsamente el supuesto efecto racial de una sola línea en el condado de Charleston con el predominio racial en el Distrito 1, y está plagado de “ errores legales” que liberaron indebidamente a los demandantes de su carga “exigente” de demostrar que la raza era la “consideración predominante”.

Los impugnantes, representados por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles y el Fondo Educativo y de Defensa Legal de la NAACP, dijeron a los jueces que “el panel concluyó correctamente que la raza era el vehículo principal para la manipulación”.

“Esta dependencia primordial de la raza es desmesurada incluso si los cartógrafos utilizaran la raza como indicador político”, afirma el escrito de los oponentes.

Los tribunales deben separar los dos factores en las impugnaciones constitucionales de los mapas electorales, escribió el juez Alito.

“En lo que respecta a la Constitución federal, una legislatura puede perseguir fines partidistas cuando se dedica a la redistribución de distritos”, escribió. “Por el contrario, si un legislador otorga a la raza un papel predominante en las decisiones de redistribución de distritos, el mapa resultante está sujeto a un escrutinio estricto y puede ser declarado inconstitucional. »

Añadió: “Estas líneas doctrinales chocan cuando las preferencias raciales y partidistas están altamente correlacionadas. »

El juez Alito criticó a los retadores por no ofrecer su propio mapa. “Sin un mapa alternativo”, escribe, “es difícil para los demandantes superar nuestra presunción inicial de que la legislatura actuó de buena fe”.

En desacuerdo, el juez Kagan dijo que la mayoría había introducido un requisito nuevo y oneroso. “A partir de hoy”, escribió, “los tribunales deben sacar una inferencia adversa contra los demandantes cuando no presentan el llamado mapa alternativo, sin importar cuántas pruebas haya de una violación constitucional que de otro modo presenten. »