domingo, mayo 19

GETAFE 0 – ATLÉTICO 3: Un triplete de Griezmann tumba al Getafe y certifica la clasificación del Atlético para la Champions

Los doce kilómetros de distancia que separan el Coliseum de la pradera de San Isidro, el horario tardío antes de una jornada laborable y los pocos alicientes clasificatorios que tiene el partido invitan más a celebrar la fiesta madrileña que a acercarse al enfrentamiento entre Getafe y Atlético de Madrid. Aun así, miles de fanáticos optan por dejar el traje de chulapo en el armario y sacar sus camisetas azules, rojas y blancas. Una decisión digna de elogio.

Los de Bordalás saltan al césped sin problemas sobre la mesa, pero con la esperanza de acabar con la eterna racha de enfrentamientos (24) sin ganar ante sus vecinos. Greenwood, uno de esos jugadores que pueden dar la razón a quienes eligen el fútbol antes que la fiesta, regatea dos veces para deshacerse con maestría de Llorente y Witsel, pero su disparo con la derecha le sale demasiado centrado. Carmona pretende animar el partido con un cabezazo peligroso, al que Soria reacciona para evitar un gol en propia puerta con tintes surrealistas.

El Atlético reacciona gracias a las asociaciones de su banda derecha, con la calidad de Barrios y De Paul y la profundidad de Llorente. Los rojiblancos dejan de dar marcha atrás para adelantar al conjunto getafe y asumir el control del partido. Y a pocos minutos del crecimiento colchonero, el marcador refleja su superioridad.

De Paul vislumbra el desmarque de Griezmann tras la defensa azulona y se mete el balón en la bota con un envío milimétrico. El control del francés mejora el pase del argentino, deja sentado a Soria y deja la portería vacía para adelantar a los rojiblancos. Hermoso opta por ponerle la vida difícil a su equipo, pero Oblak arregla el lío provocado por el defensa. Un centro imprudente del español en su salida del balón hacia su área acaba en los pies de Greenwood, cuyo potente disparo es repelido espectacularmente hacia el larguero por el esloveno.

El renacimiento de Griezmann

Correa pelea durante todo el primer tiempo con la línea de fuera de juego. Primero, el liniero anula un gol del argentino, claramente adelantado. Antes del descanso, De Paul, con un nuevo lanzamiento preciso y delicioso, encuentra al rosarino, cuya asistencia Lino no logra rematar, a diferencia de Griezmann, que vuelve a colocar el balón en la red. El asistente vuelve a levantar su bandera como respuesta a la posición de Correa, aunque tras una revisión de casi tres minutos el VAR da por válido el doblete del francés.

Bordalás quiere revolucionar a su equipo con un triple cambio tras su paso por el vestuario, incluidos dos delanteros, pero nada más lejos de la realidad. El Atlético logra superar la presión azula y genera una transición excelentemente trenzada por Correa, Lino y Griezmann. El argentino nota la carrera del brasileño por la izquierda y este, el gran desmarque del francés. Y, por tercera vez, el delantero francés define a la perfección para completar su hat trick. Después de varias semanas en las que se dejaron ver signos de agotamiento y durante muchos minutos se le percibió desconectado del juego, Griezmann renace con un hat-trick.

La poca tensión competitiva que gozó el partido se diluye con la gran diferencia en la electrónica. El técnico del Getafe da entrada a Risco, canterano, ante la mirada incrédula de un Vermeeren que sigue sin disputar ni los minutos más inútiles. El partido llega a su fin para alegría de todos los presentes, los locales por la conclusión en sí y los jugadores del Atlético por consumar matemáticamente su clasificación para la Liga de Campeones, por duodécima temporada consecutiva. Una nueva presencia en la Liga de Campeones, construida sobre la excelencia en el Metropolitano y pese al nivel lejano, pero certificada con dos victorias consecutivas como visitante.