domingo, junio 16

Gerard Piqué, acusado en la Operación Brodie

El juez de Majadahonda (Madrid) que investiga las presuntas irregularidades cometidas en la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) durante la gestión de Luis Rubiales en relación con el traslado de la celebración de la Supercopa de España a Arabia Saudí ha imputado al exfutbolista y el empresario Gerard Piqué al ver indicios delictivos en la comisión que fue adjudicada con ese movimiento.

Así consta en una sentencia, recogida por Europa Press, en la que la jueza Delia Rodrigo también atribuye la condición de investigada a la empresa Gruconsa; al abogado Tomás González Cueto; el amigo de Rubiales, Francisco Javier Martín Alcaide, ‘Nene’; la esposa de ‘Nene’, Purificación Rufino Domínguez; el exjefe de los servicios jurídicos de la RFEF, Pedro González Segura.

En el marco de la causa, el magistrado ya ha interrogado al expresidente de la RFEF Luis Rubiales, principal investigado en la causa, sobre su gestión entre 2018 y 2023, con el foco en el traspaso de la Supercopa y la supuesta desvío de fondos e irregularidades asociadas a contratos.

Ese día, Rubiales negó las irregularidades que le atribuye la Fiscalía Anticorrupción en el procedimiento que se sigue en su contra por presuntos delitos de corrupción empresarial y administración desleal.

Tras tomarle declaración, el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 4 de Majadahonda acordó que Rubiales deberá comparecer ante el juzgado una vez al mes y deberá pedir permiso para viajar al extranjero.

La declaración del expresidente de la Federación se sumó a la de otros tres imputados: Rocha -quien inicialmente compareció como testigo-; Tomás González Cueto, ex asesor jurídico externo de la RFEF durante la era Rubiales; y Ángel González Segura, relacionado con la empresa que realizó las obras del estadio de La Cartuja de Sevilla.