martes, mayo 21

El registro de Johnson, Farage y Truss o la autodestrucción del Partido Conservador británico | Internacional

El Partido Conservador del Reino Unido, que ha expresado muchas de sus críticas, ha entrado en un estado de alerta permanente que permite resucitar las políticas más tóxicas de los últimos años. Liz Truss, con un breve mandato de 49 días por la credibilidad económica del país, presenta estos días en su libro Diez años para salvar a Occidente (Diez años para salvar Occidente), y no descarta una nueva intención de convertirse en líder del conservantes: “Tengo todavía asuntos por solver, y creo que el Partido Conservador tiene asuntos por solver”, dijo Truss esta semana en el canal LBC. El ex primer ministro acusado de estado profundo (El Estado Profundo, una teoría conspirativa que cree que los países y el mundo están controlados por fuerzas ocultas) que frustrará su intención de impulsar el crecimiento de la economía británica, con una devolución de impuestos de más de 50.000 millones de euros que ha ganado. Libra y la ley pública del Reino Unido en octubre de 2022. En realidad, el Banco de Inglaterra, el Tesoro y la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria han echado el freno a una posición desestabilizada en determinados momentos de los mercados y en ocasiones del sistema. privados de pensiones.

Truss se agregó hoy a una cohorte de personajes que escucharon a Rishi Sunak durante horas de bajo. El Primer Ministro, un tecnológico que pretendía imponer rigor en los datos de su país y coquetea con el populismo -con un duro discurso contra la inmigración o sus empleados al deportar a antiguos legados a Ruanda, por ejemplo-, no tuvo la oportunidad de hacerlo. conservadores básicos sin ninguna de las estrategias. De todos los votantes que cumplen con la ley británica en las elecciones de 2019, cuatro lo harán si el candidato es Sunak, según una encuesta reciente compilada por Opinión para el periódico El observador.

Las próximas elecciones generales no se celebrarán, pero el propio Primer Ministro ha sugerido que serán “en la segunda mitad del año”, y la mayoría de los actores políticos del Reino Unido se presentarán en noviembre. Sin un embargo, todavía hay muchos obstáculos y contratiempos en los próximos meses que pueden cambiar estos cálculos. El 2 de mayo se celebran unas macroelecciones municipales que abren gran parte de Inglaterra -y que incluyen, entre otras, la lucha de la alcaldía de Londres-. Si el resultado se volvió catastrófico para los conservadores, aumentó la presión sobre Sunak para que convocara elecciones. La promesa de investigaciones publicadas le dio al Partido Laborista una liquidación de 20 puntos. Todos auguran una Victoria como actriz, o incluso más, que La nueva obra de Tony Blair en 1997.

Rebeldes contra “el Estado-niñera”

Hay un sentimiento general dentro del Partido Conservador de que la derrota es inevitable, y la batalla interna se centra en quién encabezará la ruina. Mientras ante otras formaciones políticas, la respuesta ante la agonía aumentó la dosis de veneno, y proliferaron las voces que acusaban a Sunak de haber abandonado el verdadero conservadurismo, que se había mantenido insulso a la hora de plantearse en la práctica el Brexit o desplegar una política pusilánim. Numerosos diputados conservadores – 157, entre abstenciones y reticencias – votaron en contra de la propuesta del gobierno de prohibir la venta de tabaco a todos los nacionales a partir de 2008. Se trata de una estrategia sanitaria desfavorecida en otros países y que cuenta con el apoyo de la oposición laborista. Sin embargo, duró conservantes Consideremos la medida como una clara demostración del “Estado infantil” impulsado por el actual Primer Ministro, que ataca la libertad individual.

Todos estos rebeldes han resucitado una cosa en común: su continuo coqueteo y actuación sin ser revelado al candidato presidencial estadounidense, Donald Trump. “El mundo está a la sombra de una era de graves conflictos y existe una mayor necesidad que nunca de un Estado estadounidense más fuerte”, dijo Truss. “(Con Trump como presidente) el mundo era un lugar más seguro”, afirmó.

Conéctate a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

Inscribirse

Nigel Farage, el populista que impulsó más lejos la victoria política del Brexit, fue entrevistado nuevamente por su amigo Trump en el programa presentado en GB Noticias, una especie de ley británica más extrema y de alto perfil, similar a la estadounidense Fox News. Farage ha desaparecido y se postula como candidato del último partido que ayudó a crearlo, el Partido reformista (el heredero del UKIP o del Partido del Brexit), pero sigue al frente del debate político y no ha abandonado la batalla por el liderazgo del Partido Conservador cuando, como todos los interrogantes auguran, pase a la oposición.

Finalmente, es Boris Johnson. La política que más ha contribuido en los últimos años al prestigio internacional del Reino Unido y que ha provocado la mayor división entre los británicos, se ha convertido en objeto de debate entre muchos partidarios y votantes conservadores. Johnson se ha opuesto profundamente a Sunak, a pesar de ser visto como la principal causa de su desaparición como Primer Ministro, y esta no es la única ocasión para lanzar críticas y ataques contra el actual inquilino Downing Street.

Durante una visita reciente a Canadá, Johnson, que no puede negar su capacidad para hablar sobre la situación actual, calificó la ley antitabaco de Sunak como “absoluta locura”. “El partido de Winston Churchill prohíbe los puros a la gente”, bromea.

La más sensible fue su crítica al Gobierno ante la idea reclamada por otros conservadores de suspender la venta de armas a Israel, tras el atentado que comenzó contra la vida de la sede cooperante de World Central Kitchen, la organización del chef español José Andrés. Johnson llamó a la propiedad “demencia” y “vergonzosis” en su columna habitual en Correo diario: “¿Queremos entregar la victoria a un montón de asesinos y violadores (en referencia a Hamás)? Creemos que hemos planteado un repudio total a Israel después de que el país sucumbiera a la mayor masacre del pueblo judío desde la Segunda Guerra Mundial”, denunció el ex primer ministro, con una exageración en el tono que parece acusar Sunak de estupidez, porque es un bastardo en respuesta al gobernador de Netanyahu. Un ejemplo revelador del estado actual de los conservadores, para quienes no son lo suficientemente radicales como para evitar el hundimiento que los pronósticos de las encuestas.

Sigue todas las noticias internacionales en FacebookXfrecuentemente Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_