domingo, junio 16

El Real Madrid sabe sufrir, se mete en semifinales de la ACB y ya piensa en Berlín

El Real Madrid se ha clasificado por la vía rápida para las semifinales de la ACB tras derrotar al Gran Canaria (71-73). Victoria sufrida de los blancos, en la que los isleños consiguieron un triple para forzar el tercer partido, para lograr el doble objetivo con el que viajaban al archipiélago: avanzar a la siguiente ronda, cuyo rival saldrá del ganador de la serie entre el Barcelona. y Tenerife, y tienen siete días de descanso para afrontar la Final Four de la Euroliga. Una semana para preparar el partido más decisivo de la temporada, el viernes 24 ante el Olympiacos.

El conjunto canario no saltó al suelo con el estallido que se espera de un equipo que viene de caer derrotado por 35 puntos. En los primeros momentos del encuentro se basaron en la desigualdad generada en el ámbito entre Shurna y Campazzo para castigar al argentino con ocho puntos casi consecutivos del estadounidense.

Pero el base madrileño, cuyo premio MVP de la temporada regular ya luce en sus vitrinas privadas, suplió la imposibilidad de defender a un pívot que supera como es habitual los dos metros: con el testigo ofensivo de su equipo, que encontró en tavares el premio por su talento pasajero.

La falta de acierto de los recuperados Rudy y Sergio Rodríguez se compensó con una magnífica Calma, que dejó una de sus clásicas mandarinas para llevarse las manos a la cabeza al personal. El equipo de Chus Mateo, sólido en ataque, aprovechó el errático tiro exterior canario para marcharse al vestuario con 10 puntos de ventaja, la máxima de la primera parte.

A diferencia del miércoles pasado en WiZink, el parón le vino de maravilla al Granca. Shurna seguía decidido a mantener al conjunto amarillo en el partido, y a la gran actuación del norteamericano se unieron los triples de Albicy y brussino, junto con un aumento de la agresividad en defensa, para conseguirlo. un compañero salvaje Excepto Puso el broche a un gran tercer cuarto de los locales en el que recortaron distancias a dos puntos.

Entre la frialdad de Hezonja y la fuerza de Tavares, el Madrid encontró un respiro, pero un nuevo triple de Shurna y una buena acción en el tablero de Happ, evitando la intimidación del caboverdiano, dio a los canarios la opción de empatar o ganar el partido en la última posesión. Fallido Sacrificio Los tres últimos dispararon y terminaron la serie.