sábado, junio 22

El año de Kike Salas

En este día como hoy Hace justo un año, el Sevilla celebraba con su afición en las calles de la ciudad la conquista de la séptima Europa League en budapest. El conjunto rojiblanco había logrado vencer a la Roma en la capital húngara en un partido en el que se encontraban Kike Salasaunque no acudiría a este evento como futbolista del equipo que dirige José Luis Mendilibar.

Kike Salas, formado en las categorías inferiores del Sevilla, Jugaba cedido en el Tenerife desde enero Segunda División. Ante las carencias y necesidades defensivas, el moronés contó para el primer equipo en la primera parte de la temporada, pero finalmente se fue cedido al conjunto canario para ganar continuidad y no ver frenada su progresión.

Kike Salas fue a Budapest como aficionado. El Tenerife disputó su último partido de la temporada cinco días antes y el futbolista ya quedó liberado de sus obligaciones como jugador del conjunto chicharrero para poder asistir a este partido y apoyar de cerca a quienes fueron sus compañeros esa misma temporada. Finalizado el partido, pudo bajar al césped y posar con la copa como parte de la celebración. De hecho, había participado esa misma temporada en partidos de competición europea con el Sevilla, por lo que no sólo como aficionado era digno de celebración.

Durante la pretemporada en la que estuvo con el equipo de Mendilibar El Tenerife intentó recuperar al jugador cedido, pero finalmente el club decidió que permanezca en la plantilla para la nueva temporada. Diego Alonso le dio mucha confianza y con Quique Sánchez Flores se ha ganado galones, mejorando notablemente y haciéndose digno de ser considerado parte importante del nuevo proyecto de Sevilla.

Tras la marcha de Gattoni en enero pudo conseguir el dorsal del primer equipo (el ‘2’) y ha aprendido con Sergio Ramos a su lado. Quique Sánchez Flores le elogió en numerosas ocasiones durante sus apariciones públicas y destacó que será importante para el difícil futuro del club.