viernes, mayo 24

Dortmund 1 – PSG 0: Fullkrug mantiene alejados de la final al PSG de Mbappé y Luis Enrique

El PSG tendrá que mejorar mucho en París para conseguir un puesto en la final de la Champions. De momento, lo tienen un poco más lejos tras perder por la mínima ante el Borussia Dortmund en la ida de la segunda semifinal. Un buen gol de Fullkrug decidió el duelo. En Alemania se vivió un partido entretenido, sin apenas pausas y jugado a un ritmo muy alto en el que, sobre todo, faltó una mayor presencia de Mbappé, que pese a todo tuvo la mejor ocasión para que su equipo se hubiera ido con el empate.

No fue el mejor partido del astro francés ni mucho menos. No apareció en toda la primera parte, y eso es un problema grave para el PSG. Intercalado entre los centrales, sin margen para correr ni inventar, no dejó ni una sola acción de peligro digna de mención. Tampoco lo hubo por parte de sus compañeros, limitando todo el poder ofensivo de los parisinos a dos disparos lejanos de Dembélé poco amenazadores.

El Dortmund tampoco creó peligro en el inicio del partido, que a pesar de todo resultó entretenido e intenso. Se contentó con mantener a raya a su rival, no dejarse dominar en el centro del campo e intentar hacer daño con los ataques de Sancho por la derecha. Sin embargo, no llegó así el gol, sino con un balón largo de Schlotterbeck por el centro que aprovechó Fullkrug tras un gran control y un mejor disparo raso con la zurda.

En la acción del gol se lesionó Lucas Hernández, y tantos contratiempos dejaron afectado al equipo de Luis Enrique, a merced de los amarillos hasta el final de ese primer acto. Donnarumma salvó el segundo del Dortmund al dispararse enorme ante un disparo a quemarropa de Sabitzer.

Tras la charla de Lucho, lo mejor del PSG llegó a la vuelta del vestuario. Mbappé disparó por primera vez a portería y su disparo se fue al palo, en una doble acción que culminó con otro disparo al palo de Hakimi. Poco después, el número 7 francés volvió a intentarlo, también con peligro, pero su protagonismo le duró hasta entonces. El Dortmund supo agitarse y empezó a asustarnos de nuevo. Jadon Sancho empezó a ser una pesadilla por la derecha, Adeyemi se multiplicó por la izquierda, también en defensa, y Fullkrug siguió rematando todo lo que se podía rematar ante los mermados centrales parisinos. El delantero también reclamó un penalti por un posible empujón de Nuno Mendes que no fue atendido por el inglés Taylor.

Hubo determinación del PSG hasta el final, más lanzado por Dembélé que por su gran estrella, pero también poco acierto. Las gradas amarillas del Westfalenstadion ayudaron a su equipo a sostener el resultado y soñar con una nueva final de Champions, la tercera, y un segundo título tras el conquistado en 1997. La solución, la próxima semana en el Parque de los Príncipes. Que Luis Enrique se confíe en la mejor versión de Mbappé.