martes, junio 25

“Cuando vi que Nadal no me ganaba en primera ronda pensé ‘gracias'”

Roland Garros se ha perdido Rafael Nadalcatorce veces campeón aquí, y que trabaja como nunca, o como antes, en sesiones dobles, de más de hora y media, tanto en pistas al aire libre, para alegría del personal, como en Philippe Chatrier, su casa.

Inevitablemente, los focos y las miradas de este inicio de edición de 2024 se dirigen hacia Baleares, que no llega igual que otros años, al menos en números (parón en 2023 y quirófano; siete victorias, cuatro derrotas, ningún título), pero pega igual que otros años, al menos en apariencia. El balear trabaja y trabaja, golpea y golpea con la derecha y el revés, concienzudo, potente, enfadado cuando un balón se queda a milímetros de la red, convencido él y el equipo de que puede aspirar a más de lo que ha dejado entrever en los últimos tiempos. veces. semanas. Por mucho que el lunes consiga un estreno que, justo en la última edición que ganó, en 2022, fue toda una semifinal. Contra Alejandro Zverev.

Aunque era comprensible ya que Nadal no era cabeza de serie, un escalofrío recorrió al personal el día del sorteo final. Un Nadal con sólo ocho partidos en tierra por un lado; Un Zverev en dinámica positiva en esta gira, campeón en Roma el pasado domingo por el otro. Pero si se mira bien a este Nadal, el circuito no puede decidir quién es el rival más débil. Es Nadal, en París, la combinación perfecta: catorce títulos, 112 victorias, tres derrotas. «No me escondo: estoy feliz de no haber tenido que jugar contra él en la primera ronda. En realidad, incluso si te golpea en el tercer o cuarto asalto ahora que no tiene ranking. Pero jugar la primera ronda contra alguien que ha ganado catorce veces aquí es complicado para cualquiera. Ayer entrené con él y está muy bien, aunque una cosa es un entrenamiento y otra un partido”, bromeó. Daniil Medvédev.

Él también resopló Carlos AlcarazConfiado y sin dolores en el antebrazo desde hace unos días y con buen entrenamiento, calidad e intensidad, aunque sigue trabajando en dejar de pensar cuando golpea la derecha: «No hay ninguna parte de mí que hubiera querido jugar en primera ronda contra Rafa. Estaba viendo el sorteo en vivo y no sabía que éramos 50% Zverev o yo. Lo leí más tarde. Y cuando vi que no me tocaba fue: ‘gracias, menos mal’. Me hubiera gustado jugar contra él, hubiera sido genial, pero no en primera ronda. “Ojalá sea en la final”.

Incluso el propio Zverev sonrió ante la noticia: «Estaba entrenando con Rublev y mi hermano me dijo: pensé que estaba bromeando. Pero eso es lo que hay. Para ser honesto, quería volver a jugar contra Nadal aquí porque no quería que mi último recuerdo de un partido nuestro fuera abandonar la cancha en silla de ruedas. Pero eso no es ideal. Me hubiera gustado en otra ronda más avanzada. Creo que ambos hubiésemos elegido otro rival. Es complicado para los dos. Así que veremos qué pasa el lunes”.

Se ha contagiado de la emoción que recorre Roland Garros con este primer duelo, y asume: «No se juega contra la estatua, se juega contra la persona, y esa persona es Rafael Nadal. espero lo mejor de el, que juega el mejor tenis, mucho mejor que en el último año y medio. Ha dominado este torneo durante muchos años. Y sé que va a ser el mejor Nadal posible. Esto es ahora Roland Garros.