Cómo planchar sin plancha

Trucos de qué forma planchar sin plancha

Planchar la ropa acostumbra a ser una de las labores del hogar menos deseables. Por eso, aprender de qué manera planchar sin plancha nos puede ayudar a solucionar situaciones en las que necesitemos alisar nuestras prendas.

Seguro te ha pasado que durante un viaje o en un instante de prisa estás a punto de salir y de súbito te percatas de que tu camisa favorita está arrugada. Qué catástrofe.

Por suerte, hay múltiples trucos para planchar sin plancha que te mostraremos ahora, respetando siempre el cuidado de la ropa.

1. Utiliza la lavadora en modo “No plancha” o, si puedes, evita de manera directa el centrifugado. De este modo, no solo ahorrarás energía eléctrica, sino más bien también tener que planchar las arrugas ocasionadas durante el centrifugado. Prácticamente todos los símbolos del cuidado de la ropa en las etiquetas de tus prendas permiten este tipo de ciclos puesto que son muy suaves.

2. Cada género de prenda va a ser más o menos difícil de planchar según su material. Por ejemplo, el algodón es una lona que se arruga mucho, pero si entre la mezcla de fibras se incluyen otros materiales (como poliéster, por ejemplo), su comportamiento cambiará y arrugará mucho menos. Asimismo hay prendas que tienen una etiqueta que indica “Easy Iron” o bien “Planchado fácil” y se alisan más fácilmente. Examina siempre y en todo momento los símbolos de cuidado de la ropa para conocer esta información.

3. Si usas suavizante de telas como Suavitel Adiós al Planchado a lo largo del ciclo de lavado, esto ayudará a que la ropa se estire más sencillamente sin la necesidad de utilizar una plancha, aparte de perfumar tus prendas con un exquisito aroma a flores.

4. Cuando saques la ropa de la secadora estírala bien. Si haces esto mientras que la ropa todavía está caliente, con toda seguridad va a quedar bien planchada con solo estirarla usando tus manos y doblándola apropiadamente, además de esto así conservará por más tiempo el aroma a suavizante. Si piensas emplear secadora pon mucha atención a los símbolos de cuidado de la ropa para evitar deteriorar alguna prenda.

5. Al colgar la ropa, intenta hacerlo de forma que evites los pliegues. Del mismo modo, evita asimismo usar pinzas muy apretadas en tanto que pueden dejar marcas en la lona que luego son bastante difíciles de sacar. Si en el último ciclo de lavado usas suavizante de lonas, vas a ver que las prendas se arrugan mucho menos al final.

6. Cuelga las camisas en ganchos de ropa y estíralas con la mano a fin de que no queden arrugas en el torso ni en las mangas.

7. Cuelga los vestidos igualmente en ganchos, asegurándote de que conserven su forma. Si traen cintas internas para colgarlos, úsalas para que queden bien tendidos.

8. Otra solución consiste en estirar la ropa sobre una superficie plana (como la cama o el sofá) cuando se haya secado por completo y después de emplear suavizante de telas. Entonces, dóblala conforme suelas hacerlo habitualmente para guardarla; esto ayudará a disminuir las arrugar sin precisar utilizar el calor de la plancha.

9. Asimismo puedes servirte del vapor del baño o bien de una olla con agua hirviendo para planchar sin plancha. El vapor funciona para zonas pequeñas o bien que no estén excesivamente arrugadas.

10. El secador de pelo asimismo marcha para eliminar las arrugas. Para este método, debes salpicar moderadamente la prenda con agua, humectando un tanto más aquellas áreas con arrugas más pronunciadas. Seguidamente, aplica aire caliente a máxima temperatura y a unos 7-diez cm de distancia. Cuando ya esté prácticamente seco, cambia a aire frío para acabar de secar.

11. La plancha del pelo asimismo puede serte útil para alisar los cuellos de las camisas. Este truco es perfecto durante el invierno por el hecho de que el resto de la prenda va a estar cubierto por el abrigo y no requerirá verse tan planchada.

12. Para finalizar, recuerda que para prevenir las arrugas que se forman con el guardado por carencia de espacio es imprescindible guardar siempre la ropa de manera ordenada. De esta forma se preservará en las mejores condiciones para su próximo empleo.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *