martes, mayo 21

Bufete de abogados que defiende a Trump busca retirarse de un caso de larga duración

Un bufete de abogados que durante mucho tiempo ha defendido la campaña y las empresas de Donald J. Trump contra demandas laborales ha pedido abruptamente retirarse de un caso de años por lo que llama un “daño irreparable a la relación abogado-cliente”.

La firma (LaRocca, Hornik, Greenberg, Rosen, Kittridge, Carlin y McPartland) ha representado las operaciones políticas de Trump en numerosos juicios que se remontan a su primera campaña presidencial, ayudando a obtener varios acuerdos y despidos y facturando casi $3 millones de dólares en el proceso.

Pero el viernes por la noche, pidió a un juez federal que le permitiera retirarse de una denuncia presentada por una exasesora de comunicaciones de campaña, AJ Delgado, quien afirma que fue apartada de la campaña en 2016 después de revelar que estaba embarazada. El momento de la moción fue notable, apenas dos días después de que el mismo tribunal federal ordenara a la campaña presentar previamente todas las denuncias de acoso sexual y discriminación por motivos de sexo o embarazo de las campañas de 2016 y 2020, documentos que los acusados ​​se han resistido durante mucho tiempo a entregar. encima. seguro.

AJ Delgado en 2016.Crédito…a través de YouTube

En la solicitud presentada en el tribunal federal de Manhattan, el abogado principal Jared Blumetti no proporcionó detalles sobre la disputa y pidió permiso para “explicar” el asunto en privado con el juez. Blumetti no respondió a una solicitud de comentarios.

La aparente ruptura con una empresa en la que confía desde hace mucho tiempo llega en un momento legalmente complicado para el expresidente.

Se encuentra en la tercera semana de un juicio penal en un caso que involucra el encubrimiento de un escándalo sexual de campaña de 2016 que involucra a la estrella porno Stormy Daniels, y enfrenta cargos penales adicionales en Georgia, así como dos conjuntos separados de acusaciones federales. La semana pasada, la Corte Suprema escuchó argumentos sobre si Trump era absolutamente inmune a cargos penales por acciones que cometió mientras estaba en la Casa Blanca. Y está apelando sentencias por un total de más de 500 millones de dólares en dos veredictos civiles dictados el año pasado.

No quedó claro de inmediato si LaRocca Hornik, que tiene oficinas en 40 Wall Street, un edificio en el centro de Manhattan propiedad de Trump, tenía la intención de romper todos los vínculos con él. Pero tal ruptura no sería nueva. En enero, uno de los abogados defensores de Trump, Joe Tacopina, dijo que ya no lo representaría. El año pasado, al menos cuatro de sus otros abogados, que lo representaron en diversos casos civiles y penales, se retiraron.

La Sra. Delgado, quien se representa a sí misma en el caso, objetó el retiro en una presentación el lunes, argumentando que no debería permitirse hasta que se complete el proceso de descubrimiento y calificando el reclamo como un “plan para evitar el cumplimiento”.

La jueza Katharine H. Parker dijo que LaRocca Hornik debería continuar representando a la campaña por el momento y programaría una conferencia con el bufete de abogados y la campaña para discutir el asunto.

La firma ha representado los intereses comerciales de Trump durante al menos una década, por ejemplo, defendiendo a Trump Model Management en un caso de nómina presentado en 2014. También representó a la campaña durante las dos campañas anteriores de Trump en la Casa Blanca y recibió 1,8 millones de dólares entre septiembre y septiembre. 2016 y diciembre de 2020, según registros de la Comisión Federal Electoral.

Desde entonces, Make America Great Again PAC, un comité de acción política que ha gastado mucho en los honorarios legales de Trump, ha pagado a LaRocca Hornik 990.000 dólares adicionales, incluido un pago de 15.103,90 dólares el 25 de marzo.

Además de la presentación de la Sra. Delgado, la firma todavía representa a la campaña en una demanda por discriminación y abuso sexual presentada por Jessica Denson, ex coordinadora de extensión hispana de la campaña de 2016. La presentación más reciente de esa demanda, ante un tribunal en Nueva York. tribunal estatal, fue presentada el 16 de abril y no menciona el deseo de poner fin a la relación jurídica.

El año pasado, la compañía ayudó a la campaña de Trump a negociar un acuerdo de 450.000 dólares en una demanda separada presentada por la Sra. Denson que cuestionó la validez de los acuerdos de confidencialidad que los trabajadores de la campaña se vieron obligados a firmar durante la carrera de 2016.

Y en 2022, ayudó a negociar un acuerdo en una demanda presentada por manifestantes que afirmaban que el guardaespaldas de Trump, Keith Schiller, derribó un cartel en 2015 que decía “Trump: Haz que Estados Unidos vuelva a ser racista”, y luego golpeó a uno de ellos en el cabeza. .

Delgado presentó una demanda contra la campaña, así como contra los exasesores Reince Priebus y Sean Spicer, en 2019, alegando discriminación por motivos de género y embarazo.

Mientras trabajaba para la campaña, quedó embarazada de su supervisor, Jason Miller, asesor senior de comunicaciones y portavoz. Cuando reveló su embarazo poco después de las elecciones de 2016, según su denuncia, fue relevada de la mayoría de sus funciones e “inmediata e inexplicablemente dejó de recibir correos electrónicos y otras comunicaciones”.

Como parte del litigio, buscó todos los demás reclamos de discriminación de género relacionados con la campaña.