viernes, mayo 24

Bakambu solo se había perdido un partido por lesión en siete años

El daño a largo plazo de Cedric Bakambu representa un grave revés para la Real Betis no sólo para la actual temporada, sino para la planificación de la temporada 2024-25 dado que estará entre cuatro y cinco meses alejado de los terrenos de juego oficiales. El delantero llegó el pasado mercado de enero por tres millones de euros más cinco en variables procedentes del Galatasaray con el valor de su experiencia en la máxima competición y con la fiabilidad de que a sus 33 años tenía un historial casi inmaculado en cuanto a lesiones pero aterrizó en Heliópolis y la mala fortuna le acompañó de dos percances físicos que condicionan su presente y su futuro. El congoleño tiene contrato hasta junio de 2026.

Bakambu sólo se había perdido un partido por lesión en sus últimos siete años de carrera deportiva. Desde la temporada 2016-17, el atacante sólo ha estado ausente en Estadio de Reims – Olympique de Marsella de la jornada 34 de la Ligue 1 2021-22 cuando jugaba en el club marsellés por problemas en la rodilla, según datos del sitio especializado Transfermarkt. Antes de que pasara el Coronavirus durante su etapa en el Pekín Guoang y no se había registrado ninguna lesión ya que en el Villarreal en la 2016-17 estuvo casi dos meses sin poder disputar once partidos oficiales por una dolencia muscular.

Pero su paso por el Betis no pudo empezar peor, dado que Bakambu llegó más tarde tras cerrarse el mercado de fichajes de enero por estar con su selección jugando el Copa de África y cuando aterrizó debutó ante el Alavés para disputar 24 minutos prometedores. Luego fue titular en el Dinamo Zagreb-Betis en el que marcó el 0-1 y fue sustituido por una lesión muscular en el descanso. Se perdió los enfrentamientos anteriores. Athletic, Atlético, Villarreal, Rayo y Girona y regresó para el duelo ante el Celta, en el que jugó 45 minutos y continuó ante Valencia (76) y Sevilla (50), cuando rompió en una clarísima acción de gol ante Nyland para un mano a mano al inicio del partido. segunda parte con 1-0 en el marcador.

Una completa desgracia que pone en duda su incorporación dado que sólo había disputado esta temporada 17 partidos con el Galatasaray con pocos minutos (Ya había jugado más en LaLiga española que en la Superliga turca, 195 a 185) y que venían a incorporarse a un equipo con necesidades deportivas inmediatas. Una circunstancia similar a la de Chimy Ávila, que también está de baja lo que queda de temporada tras la lesión muscular que sufrió ante el Girona.

La ausencia de larga duración de Bakambu obliga también al Betis a mirar al mercado en el verano de 2024 para reforzar aún más la posición de delantero, que ahora ocupa Willian José con las alternativas de Ayoze, Assane o Fekir, aunque hay que tener en cuenta que hombres como Borja Iglesias y Juanmi Deben regresar tras sus respectivas cedidas al Bayer Leverkusen y al Cádiz.